Archivo de etiquetas| Verano

Equipaje playero

A estas alturas del año, en otras épocas de mi vida ya estaría con la piel tostada y bastantes horas de playa a mis espaldas. Pero como las circunstancias cambian, me he plantado en 17 de junio y ha sido ayer el primer día en el que nuestros pies han pisado la arena este año para disfrutar de una jornada de sol y mar. Y como los cambios no vienen solos, también he visto modificado el equipaje con el que he de cargar para disfrutar de un día de carreras por la orilla, porque lo de tumbarse al sol ya queda en el baúl de recuerdos del pasado.

Mi kit playero es muy básico, soy de las de toalla, bote de crema y ganas de sol, pero aquí el Miniser que este año se estrena como playero consciente y activo necesita más infraestructura, así que aquí te cuento cual ha sido el pack básico con el que le hemos surtido:

  • 20140617-093622.jpgPoncho. Más cómodo que una toalla ya que cuando salen del agua se le pones y pueden moverse con libertad sin riesgo de quedarse fríos. Le he cogido tamaño bebe para que pueda caminar bien sin pisarlo.
  • Manguitos. Me gustaban unos con cinturón que hay en Decathlon pero son a partir de 15 kg en adelante, y aquí al tirillas con sus escasos once kilámenes se le escapaban las carnes. Además no creo que les use mucho en el mar, ya que el Cantábrico no es para que un bebe de quince meses haga muchas prácticas de nado. Los hemos cogido para la piscina de los P´abuelos (abuelos Paternos, los Maternos como bien deducirás son los M´abuelos, todo sea por ahorrar teclas) sobe todo, por aquello de ver como se suelta él solo viéndose flotar. Y total, por el precio que tenían, dos euros con algo la inversión no nos saca de pobres y ya los tenemos para futuros años.
  • Camiseta con filtro UV. Me veo todo el verano sentada en la orilla remojada hasta la barriga y con la espalda achicharrada, así que para esas tardes en las que ya estemos hartos de sol viene bien este tipo de prendas que nos protejan un poco la piel. Pensándolo bien, no se como no he cogido una para mi. Aunque claro, casi prefiero enseñar chichas en bikini que parecer el muñeco de cierta marca de neumáticos remarcando dobleces en la camiseta.
  • Chanclas. En realidad el modelo que ves en la foto son calzado de travesía, no chanclas de baño como tal, pero me parecieron una opción fresquita  y cómoda para el uso diario además de para ir a la playa. Fáciles de sacudir la arena y sobre todo, mejor calzado que las típicas de espuma o goma que se suponen son para la playa en si.

 

 

La tortuga ya estaba en casa, pero me pareció acorde ;)

La tortuga ya estaba en casa, pero me pareció acorde 😉

Si te estás preguntando dónde está el bañador del pequeñín, te diré que no le hemos comprado ninguno porque tenemos uno prestado aunque poco creo que lo use, ya que como mejor están es en pelotillas. Sí, puede que haya algún accidente, pero con lo que le cuesta y los horarios que tiene no creo que nos coja desprevenidos. Y si es así, ya nos pañaremos. A esto, súmale el consabido cubo con su rastrillo y pala, crema de protección total específica para niños, a prueba de agua por lo del remojo constante y la bolsa de la merienda bien surtida de fruta y agua para ese gusanillo que entra en la playa, que oye, no sé porqué, pero a mí por lo menos me da un hambre ¡que no veas!.

Como ves, no soy de las que cargan con bolsas y bolsas de cosas, todo lo que te he mencionado me entra en una mochila, que a pesar de la edad y de lo chic que resultan los capazos y diversas bolsas de playa, sigo siendo de la antigua usanza, voy con mi mochila a los hombros cual quinceañera, cosa que ayer, teniendo que llevar de la mano al Miniser he redescubierto la comodidad de las dos asas.

Y tú ¿que set veraniego le has organizado a tu retoño?

**P.D. Sí, todo lo de las fotos es de Decathlon, pero este no es post patrocinado por ellos. Tan sólo ha sido casualidad que todo lo que necesitábamos lo tuvieran a buen precio.