Archivo de etiquetas| Hosting

Profesionalizando el blog (Parte II)

Aquí sigo con mi periplo en esto de poner el blog algo más decente, aunque la cosa no van tan rápido como me gustaría. No porque sea más complicado de lo que pensaba, sino porque la falta de tiempo en mi rutina diaria me limita un poco el poder dedicar más atención a este tema, pero bueno, te cuento mis avances.

lisa dudosaYa me decidí por la empresa a quien comprarle el dominio y el alojamiento. Ha sido Webempresa, sí, esa que en principio pensé que constaba cerca de los trescientos euros anuales. No pienses que me volví loca y me gasté ese dinero, porque resultó que desde  unos cinco euros al mes te dan lo que necesitas. Me decidí por ellos por su buena reputación, por ser una empresa de aquí con asistencia 24 horas, cosa importante si necesito que me echen una mano en cualquier momento porque estas manitas hayan hecho alguna de las suyas. Además, aproveché una oferta que ví en el blog de Ciudadano 2.0 del 30% de descuento. Sinceramente, fue ver este descuento y terminar de decidirme. Una vez hecha la operación con ellos, tenia que cederles unos datos para que hicieran la migración, es decir, para que todo lo que lees y has leído en este blog, pudieras hacerlo en el nuevo, pero este paso aún está en espera porque me surgió otra duda: ¿cómo quería mi nuevo blog? Más o menos sabía que estética básica quería conseguir, pero para ello debía elegir plantilla nueva (lo que hace que veas el fondo de un color determinado, en los laterales ciertas opciones, etc…) y lo que parecía que iba a ser fácil ¡no lo ha sido tanto!. Me he dado cuenta que cuando abrí este blog,  debí escoger una de las plantillas más sosas que hay. La escogí porque no tenía ni idea y era sencilla, así que no le dí muchas vueltas. Pero ahora, que tampoco es que tenga mucha más idea, sí que hay cosas que tengo claro que las quiero de manera diferente, así que la elección de la plantilla adecuada me costó más de lo que pensé en un primer momento. Como decía Mamirrachadas en un buen consejo tuitero, una mala elección puede ser nefasta, así que mejor tomarse su tiempo. Me tomé el mío y ya está, plantilla elegida. 

¿Siguiente paso? Los plugins. Si estás preguntándote si un plugin es un Pokémon o un nuevo formato de disco para escuchar música, te diré que no. Los plugins son unos códigos o aplicaciones que se instalan para personalizar la página web. Son los recursos que te facilitan el insertar un formulario de contacto, el acceso a las redes sociales, el poder compartir la entrada que has leído… En esta versión gratuita de WordPress no tienes la opción de incluirlos, pero en la versión que usas una vez que tienes un alojamiento propio para tu blog, no es que tengas la opción, sino que tienes la necesidad de instalarlos para casi todas las acciones que quieras que tus lectores realicen en el blog. Son los muebles de la casa nueva que acabas de comprar, y como todo mueble, tienes que buscarlos, comprarlos (miles de ellos son gratuitos y puedes descargarlos sin coste) y ver cómo van quedando en la decoración de tu hogar. Así que todo esto, también lleva tiempo, tiempo que últimamente no me sobra y que a lo largo de esta semana te contaré por qué.

en obrasEl caso es que ya tengo casa nueva, los muebles casi todos colocados a falta de algún auxiliar, pero me he dado cuenta de una cosa fundamental, ¡que no tengo cabecera!. Fijándome en otros blogs veo que la cabecera, es decir, el logo o imagen que preside la página es en un porcentaje muy alto lo que define el estilo del blog, la primera toma de contacto con quien escribe y su sello de indentidad, y yo…no tengo. La foto que puse en este que se ve borrosa tras el título fue algo provisional, aunque como tantas cosas momentáneas ahí se fué quedando. Pero ahora…ahora que quiero poner esto un poco mono no me gusta, así que ahí estoy, buscando qué poner porque conociéndome, se que se quedará como cabecera del nuevo blog por los tiempos de los tiempos.

Ese es el motivo por el que aún no he hecho la mudanza completa, porque si pedía a Webempresa que realizara la migración, ya no habría vuelta atrás. Me voy a dar de plazo esta semana, sino, pasaremos al nuevo blog a la espera de encontrar la imagen ideal.

P.D. Si estos días ves cosas raras en esta página, cambios de colores, de formas o de distribución, no te asustes, ¡es que estoy de obras!

Anuncios

Profesionalizando el blog (Parte I)

Ya llevaba tiempo pensando en hacer algo con la imagen y el diseño del blog. No es que lleve tanto tiempo como para estar cansada, ni que sea este un blog de miles de visitas diarias digno de los últimos avances tecnológicos, y menos, que el título de esta serie de entradas que iré relatando te haga pensar que me he vuelto loca y me creo una profesional de estos temas. No, muy al contrario. Simplemente es que desde hace tiempo veo que este hobby de escribir me llena más por dentro y llena más mi tiempo, así que he pensado que cuando una aficción te gusta de verdad, lo mejor es hacerla bien, por eso me he lanzado a esta aventura de mejorar tanto la estética, como la accesibilidad y los contenidos de este blog. Como ya he dicho en alguna ocasión, leo muchos blogs, de variopinta temática. Me gusta conocer productos, experiencias, opiniones, lugares o establecimientos de boca (o de palabra mejor dicho) de personas reales que me lo cuentan a través de una pantalla, que además, poco a poco vas conociendo al leer sobre sus ideas, sus vivencias, sus deseos… En ellos, he observado con el tiempo que muchos reflejan a primera vista parte de la personalidad de quien está detrás del teclado. Con sus diseños, sus colores, su tipografía, sin darte cuenta con este tipo de cosas te está transmitiendo su carácter alegre, si es romántica, pausado, puro nervio, alegre o pesimista. Por eso quiero dar otro aire a este blog, que seguirá siendo el mismo en esencia pero en apariencia, será más yo (o eso intentaré). Por eso, y porque gracias a Planeando ser Padres y Amor de Batmami, que salieron más sabias de un evento bloguero, con sus tuits, respuestas y paciencia me animaron el sábado a dar este paso cuanto antes.

mejorar blogToda esta teoría es muy bonita, ahora quiero/voy a hacer/bla bla bla, pero la verdad es muy distinta. Yo y mi tecnolerdismo andamos perdidos en el mundo 2.0. En el momento que me he puesto a investigar un poco sobre los pasos a seguir para este proyecto de cambio he tenido que abrir inmediatamente una pestaña nueva para usarla como diccionario, y así, poder ir buscando el significado de un montón de palabrejas que parece ser que voy a tener que conocer y a que nadie me ha presentado, por lo que ahora mismo me suenan a chino, pero a chino de pueblo cerrao. Así que si tú estás en mi situación de no saber ni papa de estas cosas y tienes un blog, o te has planteado abrir uno (cosa que te recomiendo enormemente, de lo que sea, de cocina, de ebanistería, de cómo haces ganchillo o en el que cuentas las fiestas que te tiras con tus amigxs) espero que esta guía que hoy inicio te sirva de ayuda para tus futuras iniciativas. De momento vamos a ver las cosas importantes:

1. Comprar el dominio. Parece ser que tener tu dominio propio es muy importante, sobre todo de cara al futuro si esto del blog que empieza por tontería acaba por ser una droga diaria. El dominio es la dirección web que la gente escribirá para buscar tu blog directamente, y que sea propio significa que será lo que tú decidas, sin coletillas como el mío, que es http://www.pasucoapasuco.wordpress.com (lo de color verde es la coletilla, ¿a que quedaría más profesional ww.pasucoapasuco.com?). Pues sí, me dirás, pero eso cuesta dinero. Los dominios te los venden por unos 15 euros anuales, pero muchas empresas te le regalan el primer año si contratas además el alojamiento con ellos. Por lo que he podido leer, es la opción más interesante y fácil para tí si aún no tenías tu dominio registrado. Y aunque te cobren, dicen que siempre es mejor comprar dominio y alojamiento a la misma empresa.

2. Contratar Alojamiento: es, para entendernos, el servidor donde va a estar tu página. La empresa que se va a encargar de que tu blog se vea siempre, que no se caiga de la red, que te arregle los problemas técnicos. Podríamos decir que es el personal de mantenimiento. Aquí los precios varían bastante: desde 5 euros al mes hasta 300 al año. Al principio de mirar me encontraba muy animada porque pensé, 5, 8, 10 eurillos al mes, vale, es barato para poder mejorar esto. Tampoco será tanta la pérdida si pasado mañana o el mes que viene me canso y abandono. Pero claro, luego ves 200 y mucho euros al año, que sí, que al mes son 25 y aún es asumible, pero que tienes que pagar los 300 de una sola vez y te empiezas a plantear que para qué quieres cambiar el blog si así está la mar de mono.

 

Así me siento yo cada vez que me pongo a investigar

Así me siento yo cada vez que me pongo a investigar

3. Decidirte: en este paso me he quedado. He leído post de otras blogueras sobre sus migraciones y en las primeras lecturas me parecía que habían escrito en élfico porque no entendía nada. En las segundas ya me enteré más y me animé a fisgar precios concretos y servicios ofrecidos por las empresas que recomendaban. Entre ellas he valorado Hostgator, que me echa pa´tras porque es en inglés y prefiero una empresa española más que nada para entenderme con quien me tiene que ayudar. Luego estaba Loading, que parecen majos y bastante razonables de precio y Webempresa, que también son de aquí y tienen precios asequibles, o eso parecía. Escribí un mensaje a Webempresa, explicando mis necesidades, bastante básicas por cierto, y en menos de treinta minutos ya tenía su respuesta en la bandeja de entrada. Un mail muy amable pero que me hizo sentir un poco como Paco Martinez Soria en la gran ciudad. Me hablaban de paquetes que no sabía ni lo que tenían pero entendía bien que el precio no era lo que pensé en un pirmer momento. Me indicaban (a petición mía) qué pasos debería seguir y sinceramente, aún estoy buscando donde tengo el FTP, que no sé si querrá decir que soy Francamente Tecno Petarda. Lo que sí me han comentado los dos hotelitos para páginas web, que si cojo la opción básica, la de pocas perrillas, no me pueden hacer la mudanza completa, que sólo me pasarían los contenidos pero no las plantillas, así que no sé si eso significa que luego se vería todo sosete y sería peor el remedio que la enfermedad. Así que como a través de la red no se me veía la cara roja de vergüenza por ser tan paleta, les volvía a escribir pidiéndoels que me explicasen como si tuviera tres años todo lo que antes me habían contado con lenguaje técnico y profesional. He de decir a su favor, que muy amablemente por su parte, en menos de diez minutos me aclararon conceptos. Me vinieron a decir (esto que viene es metáfora mía) que como en una mudanza, ellos te trasladan los muebles y te los montan, pero el poner bonita la casa, pintarla, poner cuadros y cortinas, es cosa tuya.

Y digo yo, ¿te vale que siga escribiendo en un cuaderno cuadriculado?