Archivo de etiquetas| En forma

Gimnasio DIY

Ayer te comentaba mi tremendo fracaso en el gimnasio real. Pues bien, hoy paso a contarte la estupenda tabla de gimnasia que me he preparado para casa. Con todo lo que está de moda ahora esto del DIY, he decidido hacerme yo misma la tableta de chocolate, la de las abdominales y otra para fundir al baño María y ahogar las miserias en dulce cacao. Todo empezó en esos días en los que al pasar por la entrada de casa y ver la bolsa del gim colgada me comenzaba un tembleque de piernas que ni el de Sara Baras. Justo en uno de esos días, encontré esto por la red, que aseguraba un culo de infarto en 30 días

culo en forma

Por supuesto, lo guardé en el móvil con la firme conviccion de comenzar a la mañana siguiente sin más demora. Pero como te puedes imaginar no fué así. Me seguí debatiendo durante un par de semanas entre gimnasia casera o amortizar el abono que estaba ya cobrado, hasta que una tarde se me encendió la bombilla, sí, se me encendió al accionarse un pinzamiento en la nalga derecha que me hizo darme cuenta de lo que estaba haciendo. ¡¡Estaba haciendo las sentadillas!!, no conscientemente claro, sino al ir recogiendo las pinzas de la ropa que el Miniser me había repartido por todo el pasillo y parte de la cocina. Ahí, en ese momento de lucidez gimnástica me dí cuenta que podía convertirme en la Jane Fonda siglo XXI. Y me puse manos a la obra. Analicé todas las tareas que hago cotidianamente y que guardan algún parecido, aunque sea remoto, con ejercicios que he realizado en una de mis visitas turísticas a los gimnasios a lo largo de mi vida. Y confeccioné mi sesión de tareas para un cuerpo 10. Tareas que iba a tener que realizar de todos modos así que por lo menos, poder sacarlas el máximo provecho. Este es mi calendario de GAP…

Sentadillas: procuro recoger las cosas que el Miniser esparce por el suelo sólo de una en una, aunque pueda coger más a la vez NO!, prohibido, de una en una con los talones bien pegados al suelo. Son diarias, no hay día en que no desbarajuste algo y lo esparza a su alrededor, pero si algún día está en plan zen y relajadito, ya me encargo yo de ofrecerle esas pinzas inspiradoras que tanto le gusta desparramar.

Step: mínimo 4 días a la semana. Mi madre y mi suegra viven en un cuarto y un quinto respectivamente, y ninguna tiene ascensor. Así que las visitas a las abuelas ahora son el doble de agradecidas, por ellas y por mis gluteos, que por si fuera poco una subida por día, no hay vez que no tenga que bajar y volver a subir con algún recado que se las olvidó comprar y ya no están para esas escaleras.

Zumba: sesiones cortas diarias toooodas las mañanas. Sólo que en vez de con ritmos latinos de moda, yo me lo curro con la Mickey Danza, ¿te suena verdad? que oye, me sé ya las coreografías de todos los personajes aunque eso sí, con Daisy lo bordo, será porque siempre he sido un poco pato…

Gimnasio DIY

Estiramientos (de brazos más que nada): en este ejercicio mi metro y medio un poco pasado ayuda bastante, y el que las cocinas ahora tengan medidas para nórdicas de uno ochenta también. Este ejercicio va acompañado de Superstep intensivo cuando tras un rato intentando alcanzar las cosas de las baldas de arriba a las que no llego termino subiéndome a la banqueta.

Abdominales: diariamente, y en las últimas dos semanas de forma intensiva. Cada noche ya en la cama, tumbadita y relajada soñando con soñar, comienza el sacrificio. Incorpórate para poner un chupete, otra vez para apagar la tele que el de al lado no puso el programador, abdominal rápido al acordarte de que no sacaste las chuletas del congelador, otra para el chupete de nuevo, venga, una más para ya, sentarte sobre el cabecero a leer un poco que te has desvelado.

Y así podría seguir, como tú, como todas, que día a día estamos moviéndonos y moviendo el mundo, para que encima luego alguien te suelte “Mari, hija, deberías hacer algo de ejercicio porque no te mueves…”

Por cierto, ¿te animas al reto de las sentadillas?

Anuncios