Archivos

Un Café con… Hadas y Caballeros

Volvemos a tomarnos un cafecito, esta vez de aroma divertido, juguetón y soñador. Hadas y Caballeros es un proyecto muy personal, no se trata sólo de un negocio de juguetes, ni de un catálogo  más  de artículos infantiles. Es una ilusión familiar de intentar que los más pequeños jueguen a sus sueños.

Su logo

Su logo

Todo comenzó en un viaje familiar por Francia, en el que Paula, tras dedicarse durante nueve años íntegramente a su maternidad y el cuidado de sus hijos, descubrió un concepto de juguetes que hasta ese momento no había visto en España, o por lo menos, en su ciudad. Se trataba de juguetes de estilo medieval, pero no eran artículos chabacanos de un todo a cien, sino juguetes de calidad, con acabados cuidados que realmente evocaban tiempos pasados e invitaban a dejarse llevar por la magia de soñar que somos nobles caballeros rescatando a bellas princesas. Tras ese descubrimiento, tanto material como de su propia necesidad personal de crear un proyecto propio, se dedica a investigar y contactar con proveedores, visitar ferias de juguetes, conocer las calidades y materiales, aprender el negocio en si… Mucho trabajo pero también mucha ilusión de desarrollarse como mujer emprendedora, siempre, eso sí, que pueda seguir disfrutando de sus hijos.

escudo rojoSon ellos, sus hijos de nueve y siete años, junto con su marido, los que más la animan a comenzar. Su hijo pequeño incluso la anima a poner una tienda física, pero de momento, prefieren empezar poco a poco y poder ofrecer la calidad que ellos mismos buscan en sus juegos. Así, desarrollan la idea de la tienda online, en la que ofrecen sus productos, todos de una excelente calidad. Pocos de estos productos son españoles, ya que en nuestro país no hay arraigo de este tipo de objetos basados en estilo mediaval que unan juego, diseño y calidad. Así que comienzan a exportarlos de Inglaterra, Alemania e incluso Canadá, donde encuentran los objetos de la condición excelente que buscan. Este es un mercado de productos  limitado, pero de detalles cuidados y alta calidad.

Además de la aventura online, compaginan su vida diaria con exposiciones en mercados y ferias cercanas. Así en Marzo estuvieron en una importante feria de Bilbao, formaron parte del tradicional mercado navideño de su ciudad o tienen su cita ineludible, en un mercado mensual de una céntrica calle cuya feria callejera el primer domingo de cada mes tiene cada vez más adeptos. Este tú a tú con el público es lo que da más fuerzas a Paula, el ver la emoción de un niño al ver su exposición, al ver sueños realizados en los ojos de los pequeños que observan con ilusión las espadas, los escudos, las armas… Y ella también se emociona cuando recibe elogios por su proyecto en bocas infantiles que la agradecen su oferta de juguetes realistas y diferentes. Y es que Paula ofrece artesanía en forma de juguete, telas con clase, detalles de importancia. Además, pone su corazón en algunos de los artículos elaborando a mano varitas y diademas o coronas de flores.

Me encanta este casco. Para las amantes del rosa que también se sienten caballeros. ;)

Me encanta este casco. Para las amantes del rosa que también se sienten caballeros. 😉

A primera vista, su web o su tienda nómada, pueden parecerte un punto de venta más de disfraces, pero si te paras a observar, verás que no son eso, sino mucho más. Son la oportunidad de hacer realidad la fantasía, de Soñar y jugar a ser, de fomentar el juego de roles, la imaginación. Porque un niño que juega a ser pirata, será el pirata más verdadero si se siente como tal. El uso de capas, espadas, escudos, no debemos limitarlo nada más que a carnaval, sino que debemos apoyar los sueños y juegos de nuestros pequeños animándoles a soñar que son quien quieran cada día.

Aquí te he dejado una muestra de su mundo de fantasía, de una idea soñada que se puede realizar. Pásate por su web y trasládate a tiempos pasados llenos de magia. Si tienes cualquier duda o consulta contacta con ellos, estarán encantados de atenderte, y también puedes seguirles en su perfil de Facebook .

¡Juega y sueña a ser!

 

Un café con… Ephimera Play

Llego puntual, y aún así, llego tarde. Alicia, el alma matter de Ephimera Play ya me está esperando en el Wabi Sabi, un espacio acogedor donde puedes tomarte un café mientras compras objetos únicos y entrañables, donde puedes aprender a catar tés o donde puedes descubrir un sinfín de opciones mientras compartes un trozo de tarta casera (riquísima, por cierto) en buena compañía.

EphimeraDesde el primer momento que la veo, siento como Alicia irradia paz, bienestar. Trasmite tranquilidad y sosiego. Al compás de un delicioso té helado de vainilla y limón, me cuenta cómo harta del ritmo de vida laboral que la exprimía, decide trabajar para ella en algo en lo que crea, en algo que la haga sentir bien consigo misma y que además, la permita dedicarse a la crianza de su pequeña Nora. Así, nace Ephimera Play. Una rama de la empresa Ephimera en la que la arquitectura toma una vertiente poco habitual pero fascinante. Me relata cómo empieza a crear juguetes éticos, de forma sostenible, para conseguir que los niños aprendan a jugar. Es cierto, ahora todos los juguetes juegan ellos solos: se encienden, cantan, emiten luces, hablan, todo con tan sólo tocar un botón. Sí, son educativos, pedagógicos etc., pero no dejan mucho a la imaginación. Por eso, Alicia nos muestra su colección de juguetes para aprender a jugar, para que cada niño satisfaga sus necesidades personales, creando su propio juego a partir de un objeto realizado con materiales nobles que además, acerquen al pequeño a la naturaleza.Basándose en métodos pedagógicos tan abalados como Waldorf o Montessori, en Ephimera Play han ido creando juguetes en función de necesidades de distintos niños que se encontraban en diferentes etapas del desarrollo. Por ejemplo, su primer diseño fue La Orca de Martín, un juego para desarrollar el equilibrio y la motricidad fina de cualquiera niñx, impulsando además los juegos de reglas, especialmente a partir de los tres años. ¿Por qué es personalizado este juguete? Porque a Martín le encantan las orcas, podía haber sido un perro o una jirafa, o un camión con el que trabajar estas habilidades, pero fue una orca, para Martín. Y así, poco a poco, Alicia ha ido creando juguetes y ampliando la experiencia de Ephimera Play, acercando además el proceso de creación a las familias.

Ephimera PlayPorque además de la manufactura artesanal en su pequeño taller, Ephimera Play organiza talleres de Creación, se convierte en un Laboratorio de juguetes donde padres e hijos inventan su propio juguete, le construyen entre todos, pasando un rato de creatividad y unión familiar. En cada uno de estos talleres, se le facilita a cada familia un kit con las piezas necesarias y un dossier explicativo que contiene la esencia natural de Ephimera, desde cómo nace la idea hasta el momento en que se llevarán su juguete a casa. Así, entre lijas, limpiezas, colas, aperitivos y pinturas cada familia regresa a casa confortada, por haber participado juntos en el proceso de creación de un juguete entrañable, sostenible, ético, y único, porque lo han creado ellos, y juntos. La oferta de talleres que realiza Alicia es muy variada, taller de coches, de arco iris (un encajable que fascina por su alegría), de cámaras de fotos con las que dejar volar la imaginación y poder hacer de modelos para nuestros pequeños artistas… Todos estos talleres, de gran participación por parte del público, les desarrolla en diferentes puntos como el propio Wabi Sabi donde seguimos degustando el refrescante té, en diversos colegios, espacios multidisciplinares, o por ejemplo, como aparece en las fotos en el SHOPA de Bilbao.

cocinitas ephimeraEphimera Play me ha enganchado, por su naturalidad, por su conciencia, por lo que transmite con sus creaciones, que pretenden dejar a los niños saborear lo natural de jugar, activar sus sentidos auténticos, a través del tacto y el olor de maderas naturales, que la vista se deleite con colores reales elegidos de manera personal, que las habilidades motoras se desarrollen a la vez que la imaginación, donde un simple puzzle con forma de casa puede convertirse en un sinfin de posibilidades para el juego simbólico. Aunque para juego simbólico, ¡sus cocinitas!. Un sueño para cualquier pequeño gran chef y para cualquier mamá/papá que disfrute jugando con sus retoños. Delicadez y realismo para definir a vuestro estilo, a vuestro gusto. Un juguete para toda la vida. Pero no creas que sólo se limita a juguetes para niños con cierta edad, no. Desde el nacimiento cualquiera puede disfrutar de los juguetes de Ephimera, como por ejemplo con el Kit Montessori, recogido en un agradable saquito de algodón orgánico, este set de diferentes objetos están diseñados para estimular los sentidos de los más pequeños. ¿No te parece un regalo perfecto y original?. A mucha gente sí, por eso se encuentra en el top ten de ventas con una proyección internacional que crece cada día.

Se hace tarde, el Miniser que nos ha acompañado y disfrutado de los autobuses y coches de Ephimera reclama unos rayitos de sol en su piel, y Teo, acomodado dentro de Alicia, se revuelve hincando su piececito en las costillas de su mamá. Ya le queda poquito para nacer y poder disfrutar de unos juguetes que seguro, le harán un niño feliz.

Visita la fanpage de Ephimera Play aquí, allí podrás ver un montón de fotos para conocerlos mejor, leer su filosofía y ponerte en contacto con ella para comprar algo, hacerla cualquier pregunta o interesarte por sus próximos talleres, y quien sabe, tal vez ¡organizar uno!

Un Café con… Escuela Infantil Cors

Estos días veo constantemente anuncios de escuelas y centros educativos que ofertan jornadas de puertas abiertas para ir a conocerles. Ya se ha dado el pistoletazo de salida a la elección de centro para el próximo curso. Pero, ¿realmente sabemos que criterios se han de tener en cuenta a la hora de elegir un centro?. Yo nunca había pensado en ese punto, quizá porque aún veo el momento algo lejano con el año recién cumplido del Miniser y de momento no me he planteado llevarle a guardería, pero lo cierto es que conocer a Cruz y Lola, los motores de la Escuela Infantil Cors, me ha abierto los ojos a este tema y muchos otros relacionados con las escuelas donde nuestros hijos comienzan a formarse. Tomando el café con ellas, me explican los errores que normalmente cometemos a la hora de buscar un centro educativo, sobre todo, para bebés: nos centramos en la cercanía del trabajo o del domicilio, que sea bonito estéticamente, que nos agrade el personal, que sea barato. Y aunque esos parámetros pueden ser importantes, reclacan que más importante aún es conocer el Proyecto Educativo del centro, saber qué hace ese centro, cómo lo hace y por qué. Que no elijamos por conveniencia de los adultos sino por el beneficio del niño. Debemos exigir que nuestros pequeños acudan a centros donde les enseñen a pensar, donde aprenden a desarrollarse y no sólo sean aparcaniños durante las horas de nuestro trabajo.

Estas dos mujeres saben de lo que hablan. Son amantes de su profesión y son profesionales de su pasión: la educación. Ambas son psicólogas del área educativa, especialistas en Dificultades del Aprendizaje, que tras varios años ejerciendo en este campo, observaron que en muchos casos la escuela en sí era el principal obstáculo con el que se encontraban algunos niños. Llegaron a la conclusión, que muchas dificultades se pueden solventar si se trabaja adecuadamente desde el primer momento, con una Atención Temprana, y decidieron aportar su granito de arena en este tema creando una escuela basada en esas conclusiones. Así crearon Cors, cuya filosofía es el Acompañamiento del niño en su desarrollo, respetando en todo momento al niño y su conocimiento. Esta escuela sí que tiene un proyecto educativo fundamentado, basado en la Psicomotricidad Vivenciada. ¿Qué es esto?, te preguntarás. Pues es una educación y aprendizaje basados en la experimentación de lo aprendido. Porque hacer vivir algo, es mejor que contarlo. Por ejemplo, llega el invierno, y para entender lo que es la nieve, el frío, ¿qué moejor que tocar un granizo?.

Escuela CorsA Lola y Cruz les importa que las habilidades que los niños deben adquirir, sean formadas de la manera correcta. Por eso, trabajan estas habilidades de manera dirigida y estructurada, complementándolas además con actividades que desarrollen la creatividad, parte fundamental de nuestra inteligencia y desarrollo. Primero enseñan a usar un pincel, pero luego, invitan al niño a que pinte como quiera, fomentando su creatividad y su inteligencia emocional. Saben, que esta faceta de nuestro aprendizaje es parte fundamental de la felicidad y el buen desarrollo del niño como un Todo, por lo que promueven este tipo de inteligencia de todas las maneras posibles. Pero no sólo los más pequeños sale beneficiados de este proyecto, ellas aprenden con cada niño, al enfocar el aprendizaje de cada uno de manera individual, respetando sus tiempos, sus necesidades, cada día son mejores profesionales. Este tipo de enseñanza personalizada hace que varíen de estrategia educativa hasta encontrar la adecuada a cada caso, ayudando así a que cada niño saque el máximo provecho de su potencial. No se limitan a respetar las apetencias de si ahora un niño no quiere participar en una actividad, entienden su necesidad en ese momento pero indagan en el porqué de sus actitudes para entenderle mejor y poder acompañarle en su aprendizaje de la manera que él necesite.

Los principios hasta conseguir el buen funcionamiento de esta escuela, tampoco fueron fáciles. Se encontraron con un edificio estéticamente bonito pero que como muchos de este ámbito, no se adecuaba a las necesidades reales de una escuela infantil. Su experiencia y lucha por mejorar, las llevaron a buscar soluciones para hacer de la escuela un entorno seguro, favorecedor del desarrollo y poder sacar el máximo provecho de los recursos. Para esto, modificaron puertas con un sistema ideado por ellas en el que se aseguraban el poder abrirlas tanto por dentro del aula como por fuera, para evitar posibles incidentes. Crearon un huerto, donde los niños viven el proceso de la vida, cultivando pequeñas pplantas, que ven crecer, día a día, hasta el momento de recolectarlas, llevarlas a la cocina de la que mas tarde hablaremos, y tras su elaboración poder comer los productos por ellos cultivados. Idearon una sala de psicomotricidad donde poder ejercer su proyecto vivenciado. Una sala amplia, espaciosa y vivaz donde los niños juegan libremente, sin darse cuenta que están trabajando el aparato motor en el punto óptimo que su cuerpo y mente demandan. Todo, bajo la experta mirada de la psicomotricista que observa el punto de desarrollo de cada niño y le presta la ayuda necesaria en cada momento, organizando el espacio para fomentar las necesidades motoras de cada uno. Con el material de este espacio, picas, pelotas, figuras de gomaespuma para trepar…, no sólo trabajan la parte motora, sino también, al tratarse de una zona de interacción entre ellos, se fomentan las habilidades sociales, aprendiendo por sí mismos el respeto por los demás, la resolución de conflictos, el manejo de la frustración. Aprenden a ser asertivos, habilidad sumamente importante para evolucionar positivamente como personas.

Escuela_CorsMientras el café se enfriaba, me mostraron el aula de bebés, donde cada pequeñín recibe un seguimiento integral de su desarrollo. Conocen sus necesidades, incluso cómo fueron los partos para poder manejar de manera más eficaz los parámetros de cada uno y así, poder asesorar a los padres que cuestiones deben trabajar en casa en caso de que sea necesario. Muchas veces, detectan casos, pequeños detalles, que con una buena Atención Temprana por parte tanto de su escuela como de la familia, trabajada en conjunto, derivan en un desarrollo totalmente distinto del niño y por supuesto, mucho más favorable para este.

Trabajan además con un programa musical, llamado “Suena, suena”, con estructura para niños de 0 a 2 años de manera individual y a partir de los seis años de forma grupal. Con este programa, que incluye una parte de relajación que encanta a los chiquitines, trabajan todo el cuerpo, el oído, el ritmo, sin contar los múltiples beneficios que todos sabemos que tiene la música a nivel emocional. Aunque una cosa que puede parecer chocante al ver el aula, es detectar que no disponen de hamacas. En realidad, esto que para muchos puede ser falta de medios, es en cambio algo positivo para los bebes, ya que las hamacas coartan su movimiento, bajan su autoestima si pasan horas sentados sin estimulación directa, por lo que nuestras dos compañeras de café, apuestan por dedicar tiempo a la estimulación de los niños y no dejarles sentados a esperar a que pasen las horas.

Para poder desarrollar todo este proyecto, Lola y Cruz cuentan con un equipo especializado, formado por profesores de eduación infantil y técnicos especialeistas en la misma materia. Además, el equipo lo cierra una estupenda cocinera que cada día, con cariño y dedicación, elabora toda la comida de manera totalmente casera. Porque los alimentos, también son parte de nuestro desarrollo y por ello, son otra parte importante de esta escuela. Los menús son elaborados minuciosamente, de manera que cubran todas las necesidades nutricionales de los niños y además, les ayuden a evolucionar como buenos comensales. Asi, cada mes introducen dos platos nuevos, crean nuevas maneras de introducir verduras, pescado, con divertidos bocaditos, quichés, hamburguesas poco tradicionales pero muy saludables…Siempre, con alimentos de calidad. En esta cocina priman los buenos productos y la originalidad, para que cada menú, se algo atractivo para tan exigentes críticos culinarios.

Y a todas estas maravillas educativas, hay que añadir que normalizan el uso del inglés. Desde los recién nacidos hasta los más mayores, siendo el aula de dos años bilingüe para la correcta adquisición de este lenguaje. ¿Alguien da más?

Podría contar mucho más sobre esta magnífica escuela y sus estupendas directoras, ya que fue un café largo y gustosamente enriquecedor. Pero lo mejor que puedo hacer, siguiendo su filosofía, es que lo experimenteis por vosotros mismos. Quienes os encontreis lejos de su ubicación investigar en su página web, o en su fanpage de Facebook, pero quienes tengais la oportunidad de acudir a sus instalacines, no lo dudéis, ya que tienen actividades extraexcolares como cuentacuentos, cursos de masajes para bebés, actividades culturales, cursos de cocina para padres, y un sinfín de propuestas para todos los públicos (no necesitas que tu hijx sea alumnx suyo) que seguro no te dejaran indiferente.

Si te animas, pregunta, pide información, como por ejemplo, del próximo curso de cocina, dedicado a los Pescados que se impartirá el próximo domingo 5 de abril. ¡Seguro que repites!

 

Un café con…una Auxiliar de Vuelo

Nunca he volado con el Miniser, y hasta ahora, no me había planteado las diferencias que pueden existir a la hora de viajar en avión con un niño o sin él. Así que el otro día, aprovechando la oportunidad de tener en casa desde hace poco una TCP (Técnico de Cabina de Pasajeros) o más comúnmente, una azafata de vuelo (aunque esta denominación cotidiana no es la más adecuada), decidí resolver varias dudas a este respecto. Pedimos unos cafés, esta vez Take Away, más acordes con la situación de estar trasladándote de un lugar a otro, y al solecito tardío en un parque cercano me explicó los enigmas que el mundo aeronaútico guarda a los más pequeños viajeros.

La mayor diferencia cuando viajas con niños es que te conviertes en un pasajero importante. Mientras que habitualmente el comandante del avión no tiene ni idea de quién eres o donde estas, cuando vas acompañado de un menor de doce años cobras mucha importancia. La tripulación conoce tu nombre, el del niñx o niñxs, vuestras edades, qué asientos ocupáis. Pasaís a ser pasajeros especiales, con unas necesidades distintas al resto. Por ejemplo, nunca os van a situar justamente al lado de las salidas de emergencia, sí cerca, pero no en ellas. Sin embargo, el asiento que ocupeis será uno de los que tengan una mascarilla y un chaleco de emergencias extra. Estos objetos, sólo lo disponen el 10% de los asientos de la capacidad total del avión, por lo que nunca podrán viajar más de este número de niños en un mismo vuelo. Por ejemplo, si el avión dispone de 140 plazas, como máximo podrán volar en él 14 niños a la vez, situados en los asientos asignados para ellos que estarán distribuidos a lo largo de todo el avión, para poder disponer de estos utensilios de emergencias, así como para garantizar el confort de ellos mismos y del resto de pasajeros.

Maleta bebeMi estilosa auxiliar de vuelo particular, me explicó además la diferenciación que hacen en los niños dependiendo de su edad o condiciones. En aeronáutica los clasifican de la siguiente manera:

  • de 0 a 2 años lo denominan Bebé, hasta aquí como hacemos todos, más o menos.
  • de 2 a 12 años todos son niños (Child), sin importar edades dentro de este rango, peso o estatura.
  • entre 5 y 12 años pero que viajen solos, son denominados Unacompanned Minor. Antes de los 5 años no pueden viajar sin acompañante.

Y dependiendo de la edad de los retoños, existen más o menos limitaciones. Me comentó, entre otras cosas, que un adulto no puede viajar con más de dos bebés a la vez. La verdad que viajar con más de dos bebés a la vez lo veo bastante complicado a nivel personal, para desenvolverte con ellos, sus carritos, sus comidas, pero no sabía que existían limitaciones al respecto más que las que se quisiera poner cada uno. Así que si por ejemplo, mi amiga T (ya te hablaré de ella más a menudo), que tuvo dos mellizos y antes de que cumpliesen los dos años tuvo a su benjamín, hubiera querido viajar ella sola con sus tres pequeños en ese momento no hubiera podido por exigencias del avión. En cambio, para niños, de entre 2 y 12 años, no hay límite por adulto, más que el que el adulto que los acompañe quiera ponerse a sí mismo.

Independientemente del número de niños que viajen contigo, yo veía un engorro el tema de quedarte sin cochecito tras facturarlo,  sobre todo si la espera hasta el embarque es larga, ¿o podría dejar su facturación para le último minuto y así no prescindir de él? pero me abrió los ojos a una opción muy práctica. Ya sabía que las sillas de paseo o carritos del bebé, hay que facturarlas, más que nada porque a ver quién es el guapo que los hace entrar en las medidas de una maleta de mano, pero no sabía que el aeropuerto está obligado a facilitarte una silla para el niño hasta que llegues a la puerta misma del avión. Como tampoco sabía que una vez dentro del avión, disponen de pañales, de comida para bebés y que incluso, están es la obligación de prepararte el biberón si así se lo pides.

Otra duda resuelta por esta profesional del aire, es porqué nos piden indicar la edad de los niños o nuestro sexo cuando compramos un billete. Es para poder calcular el peso del pasaje. Estiman el peso medio de los hombres en 80 kg, el de los niños en 12 kg, sea cual sea su edad, y el de las mujeres en 60 kg, ¡ojalá fuera real!. Así pueden distribuir el peso de los pasajeros por el avión y saber con cuanto peso total aproximado van a cargar, vamos, como un ascensor que indica que no suban más de X personas o un máximo de 600 kg, pero a lo grande.

Si estás embarazada, hay más restricciones. Hasta este café yo creía en una leyenda urbana que decía que las aerolíneas no dejan volar a embarazas porque si dieras a luz en el avión el niño o niña nacidx, tendría derecho a volar el resto de su vida gratis en esa compañía. ¡A saber dónde había yo esa tontería!. El caso es que la tenía arraigada en mí y estaba convencida de que así era, pero mi auxiliar de vuelo particular me sacó del error. Médicamente, no se recomienda viajar en ninguna semana de gestación. Es cierto que no pasa nada por hacerlo, pero si volamos demasiado o realizamos trayectos muy largos estando embarazas sí que parece ser que podemos encontrarnos algún inconveniente en nuestra gestación debido a los cambios de presión. La prueba está, en que las azafatas embarazadas tienen baja por riesgo laboral desde el día uno de su embarazo, por algo será. Pero claro, es diferente, como decía, tener que viajar constantemente como es su trabajo a realizar un vuelo o pocos vuelos puntuales durante esos nueve meses. Recuerdo que a una amiga que tuvo que ir de Barcelona a Valladolid a una boda, estando de 7 meses, el médico la echó un rapapolvos por haber realizado el trayecto en coche en vez de avión. La aseguró que no hay problema ninguno y que la comodidad y la seguridad hubiera sido mayor en el avión que en el coche, pero…¡a buenas horas!, después de haberse recorrido media España dejando su rastro de pis cada pocos kilómetros, a la ida, y claro está, a la vuelta. Pero volvamos al avión. Es cierto que las compañías aéreas, ponene ciertos impedimentos o reticencias a que viajen con ellos embarazadas de más de 5 meses de gestación, y no, no es por lo de viajar gratis como yo pensaba, es egoístamente, para no tener que encontrarse con un parto a bordo. No quieren problemas, ya que por un parto a bordo, ni si quiera se plantean un aterrizaje de emergencias, atenderían la situación las auxiliares de vuelo que en su formación han visto esta posibilidad, y al aterrizar, en el destino que sea, estaría una ambulancia esperando para trasladar a la madre y el recién nacido a un hospital. Tampoco es cierto que quien nazca en un avión será ciudadano de un lugar llamado Mundo, más que cualquier otro. No por nacer en un avión te ponen Nacionalidad: El aire, o el Oceáno Atlántico. Simplemente, quedas inscrito con la nacionalidad de tu madre, así que ese glamour peliculero de no tener nacionalidad por ser tan oportuno en el nacimiento tampoco es cierto.

niño_viajePara mí ponerte de parto en un avión es una emergencia, aunque debo ser un poco histérica porque el comandante no lo vería así. Pero en lo que sí coincidiríamos el comandante y yo, y cualquiera con dos dedos de frente, es que un amerizaje si es una emergencia, y gorda. Para estos improbables casos, de tener que aterrizar en el agua, me ha parecido muy curioso saber que los aviones van dotados de unas cunas especiales para bebés. Se hinchan y harían un tipo de balsita para que el bebé flote en el agua hasta que lleguen a recatarlo. La verdad, que las medidas de emergencia en general me han sorprendido, tal vez porque no me había parado a pensar en ellas. Por ejemplo, los bebés, como han de viajar encima del adulto, han de ir sujetos con un cinturón “canguro”, un cinturón especial que se acopla al cinturón de seguridad del adulto. También los chalecos salvavidas son diferentes para los más pequeños, son una especie de pañales, para poder ponérselo más rápidamente por las piernas. Y respecto a las emergencias, hay una cosa que me razonó mi querida azafata (aunque sé que esta denominación no es correcta, puedes leer su explicación aquí), y es el motivo por el que en las demostraciones de seguridad antes de despegar nos insisten en que en caso de despresurización, debemos ponernos nosotros antes la mascarilla que a los niños. Es realmente importante hacerlo así, por este motivo: en caso de despresurización explosiva, por daños en la estrucutra de la aeronave, las mascarillas caen de su alojamiento y sólo disponemos de 3 a 5 segundos para ponernosla y asegurarnos el oxígeno antes de perder la conciencia. Si perdemos estos segundo en ponérsela a un niño, ¿quién nos la pondrá a nosotros? ¿quién se hará cargo de nosotros o de nuestra evacuación si estamos inconscientes?. Ahora seguramente estés pensando ya, pero entonces mi pequeño perdería la consciencia. Sí, podría perderla pero momentáneamente, ya que la cantidad de oxígeno que le llegaría a través de la mascarilla le ayudaría a recuperarla de manera muy rápida. Tan sólo sería eso, un desvanecimiento, un síncope sin efectos secundarios. A partir de ahora, creo que estaré más pendiente a la explicación pre-despegue en vez de estar buscando posición para echarme una siesta.

Como hace pocos días mi primo de 8 años tuvo que volar solo de Moscú a Santander, con transbordo en Madrid, esta auxiliar me explicó también cómo se tramitan y suceden este tipo de viajes. Para poder viajar sólo, debe ser mayor de 5 años, así la aerolínea se asegura un mínimo de autonomía por parte del niño. Desde el momento del embarque en el aeropuerto, el menor está permanentemente vigilado por personal del aeropuerto, en una sala VIP donde le dan de comer, le facilitan juegos y se relaciona con otros menores en su situación de viajeros intrépidos que tienen otros destinos en sus billetes. Es acompañado por este personal hasta la puerta del avión, donde pasa a ser cargo de una de las TCP (azafata para entendernos). Ésta, le acompaña a su asiento, que estará cerca de las salidas de emergencia pero no en ellas. Le prestará una atención especial, explicándole personalmente el funcionamiento del PSU, el panel de botones que está sobre las cabezas de los pasajeros para dar la luz, llamar a las azafatas…Le ofrecerá comida y bebida directamente, preocupándose por lo que quiere, y varias veces durante el trayecto. Pero no irá sentada a su lado. Será un pasajero especial pero cada azafata tiene que seguir realizando su trabajo y atender al resto de pasajeros que la corresponden. Lo que sí pueden y deben hacer las azafatas, es velar por la comodidad del menor, pudiendo incluso cambiar de asiento a los pasajeros que van al lado del niño si consideran que pueden ser molestos o poco adecuados para el niño. En el momento del aterrizaje, donde desembarcará el último, lo mismo que al subir al avión lo hizo el primero, esta azafata acompañará al menor hasta tierra, donde le dejará bajo la custodia del personal del aeropuerto que la indicaron que estaría esperando. Si a ella la dijeron que venía Juani, no entregará el menor a Pepi, por mucho que ésta la diga que Juani está ocupada, que se ha puesto mala y se ha ido a casa, etc.. Hasta que no venga Juani y firme el documento de entrega (como un paquete, sí) y se haga cargo del menor, la azafata que le acompaña hasta ese momento no se despegará de él.

niñoavionEntre todas estas facilidades que nos ofrecen las azafatas, hay una pega que encontré, y es que el baño de los aviones no dispone de cambiadores, y si te ves en la situación, con el avión lleno, el bebé encima tuyo y que le huelen hasta las pestañas ¿qué haces?.Pues aunque no dispongan de cambiadores como tales, te acondicionarán sin problema el Galley, la zona donde ellas están para hacerte la tarea lo más fácil posible.

Para despedirse, esta dicharachera azafata nos dá un consejo a quienes viajemos con bebés: hacer coincidir la toma del biberón con el aterrizaje y el despegue, para evitar en los pequeños el malestar de oídos causado por la variación en la presión, evitando un barotrauma, ya que ellos no saben destaponarse los oídos. Así que si te encuentras en la situación  y piensas que es mejor darle el biberón antes de aterrizar, o esperar a estar ya en el aire tras haber despegado, no lo hagas, dáselo durante estas dos maniobras y el bebé se encontrará mucho más a gusto.

Un café con…El Camino de Baldosas Amarillas

Quienes me conoceis un poco, sabeis que esta es mi tienda fetiche en Santader, pero desde que conocí en persona a Lucía, la persona que emprendió el proyecto, lo es aún más, porque he podido comprobar que es un negocio sincero. Con esto de sincero, me refiero a lo siguiente…

Cuando entras a la tienda de El Camino de Baldosas Amarillas, te sumerges en una atmósfera de alegría, optimismo, energía, juventud. Y todo eso es lo que transmite su dueña según te sientas a tomar un café con ella. Lucía me cuenta que es una empresa familiar, en la que ella, su hermana, su primo, formados en diversas especialidades, han puesto todas sus ilusiones para crear una tienda infantil al gusto del niño que llevan dentro. Es su filosofía de venta, no vender nada que a ellos no les guste. Por eso, todos los artículos son exquisitos, diferentes y originales sin perder su sentido práctico, didáctico o educativo.

El Camino de Bladosas amarillasEl dinamismo de Lucía se expande por la cafetería donde estamos, y me llena de energía al desentrañarme los secretos de su negocio. ¿Por qué ese nombre, tan largo, tan fuera de lo común? Porque de siempre El Mago de Oz ha sido una de sus películas favoritas, desde niña, y la enseñanza que esconde ese camino amarillo es que las baldosas te llevarán donde te lleves tú mismo, y a la vez, te llevarán a ti mismo, porque en tí está todo lo que necesitas para conseguir tus sueños. Con este emblema queda claro que no se trata de una chica que ha puesto una tienda sin más, sino que es una persona que quiere hacer su sueño realidad, y ese sueño, es su tienda.

Me cuenta su quehacer cotidiano, encargarse de las compras, seleccionar nuevos productos, probarlos para ver si realmente son lo que dicen ser, hablar con los clientes sobre qué buscan o desean.. y sé que todo lo que me está diciendo es cierto. Lo sé porque yo misma como clienta, anteriormente y sin conocernos de nada, me he sentido atendida de esa manera en su establecimiento. He visto como los artículos que ofrecen son de primera calidad y te explican al detalle su funcionamiento o usos alternativos que les han dado otros, como por ejemplo los sobrinos de Lucia, que son los Tester oficiales. He vivido cómo crean un vínculo con los clientes, atendiendo sus peticiones, anotando en su Hoja Caliente esos producots que les piden, que les explican algo que vieron en no sabe donde pero que le gustaría conseguir, algo que han imaginado que estaría bien y no saben si existe… Esa Hoja Caliente, cobra vida, y todo el equipo se involucra en conseguir ese artículo por el que suspira el cliente. Se actualizan con blogs maternales para conocer las tendencias y gustos actuales, lo que está en boga, investigan en webs recónditas, viajan a Londres, Nueva York, cada visita a otra ciudad (por el motivo que sea, no sólo laboral) es una excursión a recorrer jugueterías y tiendas de dónde obtener nuevas ideas. Una energía joven y fuerte que les impulsa a querer mejorar cada día.

pelu el caminoAdemás de todos los fantásticos productos que tienen, como la Jirafa Sophie (un anillo de dentición revolucionario), la Tortuga tranquila que ha puesto de moda el hijo de Sara Carbonero, o sus calendarios de Mi recompensa, en su tienda ocurre más cosas especiales. Ese camino te lleva a una Peluquería especial, donde cualquier miembro de la familia puede acudir a ponerse guapo. Los pequeños van encantados a cambiar de look en una peluquería a su alcance, a su gusto, y los mayores también salen estupendos tras una sesión relajada mientras sus pequeños se entretienen en la zona de recreo, totalmente adaptada para ellos. Glamour en familia ¿alguien da más? Pues sí, Lucía y su equipo te dan más, porque a partir de este verano retomarán la realización de talleres que tanto demandamos en esta ciudad: de estimulación temprana, de cocina para los pequeños chef, de manualidades para los artistas… Sea cómo sea tu pequeño seguro que encuentra un taller a su gusto.

Pero no pienses que El Camino de Baldosas Amarillas es sólo una juguetería, es mucho más. Dentro de los artículos que ofrecen hay una amplia gama de productos de puericultura, de higiene y alimentación, que respetan el medio ambiente y por supuesto la salud de nuestros pequeños. Lucía es clara a este respecto: “Somos lo que comemos. Puede que un potito 100% orgánico sea más caro que uno que podemos comprar en cualquier supermercado, pero lo cierto es que merece la pena”. Y tiene razón, si eres de las que compras los potitos para los por si acaso, para casos puntuales, porque habitualmente te gusta dar a tus hijos comida casera, no te supone tanto económicamente comprar ese tipo de comida de calidad, sabiendo que está elaborada sin aditivos ni elementos extraños. La prueba de la calidad es que su Leche de cabra en polvo, mucho más saludable que la de vaca como te expliqué hace un tiempo aquí, es uno de su top ten de ventas. Lo mismo que aplicamos a la comida, podemos aplicarlo a la multitud de productos de higiene que nos ofrece en la tienda. La gama de productos que ofertan de marcas comprometidas con el mundo bio como Original Sprout, Earth Friendly Baby  o Gamarde (que me tiene enamorada de sus cremas de protección solar) es variada y a un precio competitivo.

earth friendly

Puede que a estas alturas te guste, te encante e incluso te entusiasme la tienda, su filosofía y todo el abanico de cosas que ofrece, pero estés pensando que Santander te pilla lejos y es una pena no poder acudir hasta allí. Pues no te preocupes porque puedes entrar en la tienda las veces que quieras sin moverte de casa, para eso, disponen de su tienda online en la web Ecopetit, donde podrás adquirir todos y cada uno de los productos que te enamoran.

¿Te vienes a visitarlos?

camino nevado

Un café con… Una Madre de Acogida

Hoy me tomo un café fuerte, amargo pero reconfortante. Un café con fuerza que deja un magnífico sabor de boca al terminar. Un café que tomé con una Madre de acogida y que me hizo cambiar la perspectiva de muchas cosas, para siempre.

Frente a mí tengo a X, entiende que no puedo darte su nombre, es un tema delicado. Con sus hermosos ojos oscuros ojos llenos de ternura me adentra en un mundo paralelo al que vivimos, pero demasiado real. Su historia comienza cuando su hijo pequeño cumple dos años, y la apetencia de ser madre vuelve a latir, pero de forma distinta. Un deseo antiguo de adoptar, de ayudar, duerme entre ella y su marido, y deciden que es el momento. Comienzan a buscar información, a concretar los pasos, a escuchar extrañas noticias sobre adopciones en el extranjero y por una serie de circunstancias, el proyecto se paraliza. Un reportaje en la televisión les muestra una realidad cercana también necesitada de ayuda, y tras sopesarlo, deciden intentarlo.

dar amor

Me explica cuales fueron los primeros pasos que dieron y que debe dar todo el que quiera embarcarse en una aventura tan fantástica como ésta. Acudir a Asuntos Sociales, al  Servicio de Protección al Menor. Allí facilitan toda la información necesaria y te inscriben en un curso (no inmediato) donde te cuentan la cruda realidad. No pueden andarse con fantasías de que todo va a salir perfecto, te hacen mirar por el cristal de la verdad. X y su marido consiguieron la idoneidad como padres de acogida en Febrero. En Marzo, llegó Ella. La rapidez con la que les asignaron un caso fue el tipo de acogida que habían elegido: Acogida de Urgencia, en la que los niños a acoger tienen como máximo 2 años, ya que la ley intenta que los menores de esta edad no pasen a ser posible por centros de acogida, integrándose directamente en una familia de acogida de urgencia con quienes convivirá un máximo de 6 meses. Existen otros dos tipos de acogida, la Simple en la que el tiempo del niño en la familia es máximo de 2 años, ya que se intenta que la familia biológica va a estar en un futuro en disposición de hacerse cargo o pasará a adopción, y la Permanente, que implica que puede ser hasta que el menor cumple los 18 años.  Esta última suele ser de más duración ya que al tratarse de niños de mayor edad nadie les quiere adoptar o tienen un arraigo con su familia biológica muy fuerte y no pueden desvincularse de ninguna manera. X me explica que dos normas básicas son que el menor que acojas no puede tener más edad que el menor de tus hijos, con los que va a convivir. Y la segunda, que uno de los padres de acogida no tiene que trabajar.

Volvemos a Marzo. Para la acogida de urgencia has de estar 24 horas disponible, así que de repente, una llamada de teléfono les informa que ha nacido una pequeña que no puede quedarse con su madre biológica y ellos han sido los elegidos para acogerla. Mañana han de ir a buscarla. X es sincera hasta doler, y me relata cómo intentó crearse barreras emocionales para resguardar su corazón. –Pensé tomármelo como un trabajo -me dice –un niño al que he de cuidar tan bien como si fuera mío pero que sé que es temporal. Como cualquier cuidador que acude a casa de otros pero en tu casa. Al final, no puedes evitar que esas barreras se caigan, día a día, hasta sentirlo tu propio hijo.

Creían que con Ella sería fácil, pero llega el punto en que se plantean adoptarla ellos, aunque saben que no pueden. El acogedor no puede adoptar. Durante el tiempo en que conviven, crean un Libro de Vida para Ella, para que el tiempo de acogida no sea un vacío en su vida. Lo que está claro, es que ese tiempo, no sólo no es un vacío sino que ha llenado los corazones de toda la familia. Los dos hijos de X participan en esta generosa decisión, en todo momento cuentan con su aprobación ya que van a influir en sus vidas. Transcurren seis meses desde la llegada y Ella pasa a ser adoptada, por suerte, por una familia maravillosa. Una familia que entiende que el proceso es duro, que hay muchos sentimientos que gestionar y que en ningún momento a partir de entonces, ocultan a Ella quienes fueron los padres que la acogieron, quienes la dedicaron todo en sus primeros meses de vida. A día de hoy siguen teniendo contacto y una relación entrañable.

relojCuatro meses después de la marcha de Ella, llega otra acogida, de tipo simple. El menor de tres hermanos, con retraso motor. Consultan de nuevo con sus propios hijos, y estos no sólo están de acuerdo sino que disipan los temores de sus padres. Quieren ayudar. Pero esta experiencia, va a ser totalmente diferente, enriquecedoramente dura. Las necesidades especiales de Él hacen que toda la energía familiar se centre en ayudarle. No hablaba, no comprendía. Fue necesario acudir a Atención temprana pero sobre todo, fue necesario mucho amor, ternura y dedicación, por parte de X, de su marido y de sus hijos biológicos. Fue necesario robarse tiempo unos a otros para poder regalárselo a Él, un cariñoso tiempo bien usado que mereció la pena al ver día a día los pequeños grandes avances. En este período, no sólo evoluciona Él, los hijos de X también crecen, evolucionan y se cuestionan las cosas. Al principio X y su marido resolvían las curiosidades de sus hijos biológicos enmascarando la realidad, hasta que dijeron basta. No querían mentirles sobre el mundo que tenemos alrededor, sobre el por qué esos dos hermanos que habían conocido no podían vivir con sus familias de sangre. Les explicaron la verdad, la necesidad de ser ayudados y la necesidad de querer ayudar. 

Pasa el tiempo y la adopción vuelve a llamar a su puerta. Una pareja pasará a ser ahora los padres de Él y sus hermanos, pero esta vez es diferente. Es una pareja que no facilitan las cosas, no dejan que el proceso sea gradual, sino que arrancan las raíces sin importar el daño que puede causar. Y lo peor, es que el Servicio de Adopción no ayuda a curar esas heridas, ningunea a los acogedores como si de una plaza de aparcamiento se tratara. Allí estuvo el menor aparcado pero ya llegó el dueño. Y no es así. No debe ser así. ¿Quién mejor que las personas que hasta el momento son la familia de ese menor para informar a los que serán sus padres sobre qué le gusta, cómo duerme, con qué sueña, qué le hace feliz?. Pero desgraciadamente ya sabemos que al fin y al cabo somos números y papeles amontonados en un despacho gris. Los adultos lo sabemos, pero ¿cómo explicarle X a sus hijos que ya no podrán ver más a su hermano? Es difícil asumir que se ha de pasar de Todo a Nada en cuestión de minutos, pero más difícil es cuando te sientes solo y abandonado por parte de quien organiza la función, aunque al fin y al cabo, ya sabías que ese momento llegaría. El problema, y grave, está en que el menor que baila de una mano a otra en ese momento no ha elegido nada y sin darle opción a entender, a conocer, a realizar la transición de sus sentimientos, le arrancan sin explicaciones ni lamentos de sus padres, a quienes él siente y llama Mamá y Papá, por mucho que se haya intentado evitar. De boca de X salieron estas palabras para referirse a este momento: él es un hijo para tí, pero más eres tú su madre, la única que tiene en ese momento. Y le separan de tí. 

Hace ya tiempo que estas dos historias ocurrieron. Ahora X y su familia tiene otros proyectos, un duelo casi cerrado y mucho amor por dar. Los hijos de X piden volver a acoger, sentir de nuevo que el amor es ilimitado y el esfuerzo por repartirlo entre quien lo necesita merece la pena. Tal vez ahora estés pensando si la opción de acoger es buena para el menor, y te puedo asegurar que sí, ya que está comprobado que el vínculo de apego que se forma con los acogedores es más fácil de reproducir después que si el menor no ha vivido con familias. El cariño siempre es bueno, la amabilidad, sentirte parte de algo bello como es una familia que se quiere es infinitamente mejor que pasar un sólo día en un centro con el alma desolada.

bebe arbolDesde ese café me sorprendo reflexionando sobre este tema y sobre X. Me pregunto si algún día seré tan valiente como ella y su familia. Rememoro la charla y me asombro de su capacidad de empatizar, de cómo entiende a las familias biológicas, sin juzgarles ni cuestionarles, simplemente tendiendo su mano a los más débiles, los niños. Pienso que ojalá más personas generosas como ella, su marido y sus hijos nos abrieran los ojos a la vida. Así, entre todos, podríamos cambiar esta burocracia de buenas teorías pero malas prácticas. Quisiera que algún día, mi egoísmo fuera menor que mi corazón, poder afirmar en un Libro de Vida lo que X escribió en los de sus dos hijos: “Fueron niños amados”.

“Acoger es muy importante para el bienestar emocional del niño, es plantar un árbol del que otros recogerán los frutos”. X.

Un café con… Pinticienta

Hoy inauguramos nueva sección. Como indica el título, a partir de ahora cada semana me tomaré un café con alguien interesante, fascinante, con algo que aportar a nuestros pequeños, a nuestros corazones, a nuestras almas o a nuestra sonrisa. Y a tí te lo contaré aquí cada jueves.

Mi primer café ha sido con una creadora de ensueño y de sueños, una diseñadora de detalles cuidados. Inaugura esta sección PINTICIENTA. Pinticienta es un mundo de creaciones personalizadas, de sellos e ilustraciones que plasman lo que tu imaginación soñaba. Estela, que así se llama su alma matter, transmite vitalidad y optimismo, una dulzura alegre que queda reflejada en su obra. ¿Cómo surge Pinticienta? Pues surge del buen gusto por las cosas artesanales. Quédate a conocer su mundo de cuento…

Pintisello

Pintisello

Todo empieza en Surmavisión, la empresa de fotografía y diseño gráfico de la que es socia mi compañera de café. Ella es la parte del diseño y su socio un intrépido fotógrafo que sabe captar la esencia de lo que siente. Aunque a ella su trabajo la apasiona, hay algo a lo que no se puede resistir, a tallar a mano delicados sellos para hacer ex-libris. Y así comienza, a tallar con mimo y una gubia personales y únicos sellos para satisfacción de los amantes de los libros, de los apasionados detallistas, enamorados de lo artesano. Auténticas joyas empaquetadas en coquetas cajas, donde la marca de la casa queda patente en cada pliegue de papel. El tiempo pasa y su arte es más solicitado, muchos quieren tener su propia marca registrada, pero siempre realizada con ese aire mágico de Pinticienta. Así que ella comienza a ampliarse, como artista y emprendedora, dando opción a todos los bolsillos a llevarse un Pintisello acorde a su gusto, su edad, su vocación… Puede hacerte un sello personalizado con tu nombre, el logo que sueñas pero no sabes describir, incluso con tu propio retrato. Como siempre, el packaging es alegre y cuidado, para que desde la primera ojeada al embalaje sientas la seguridad de que tienes en las manos algo artesanal.

Arte y mimo

Arte y mimo

Pero los sellos no son sólo algo serio que hay que cuidar. Todo debe ser divertido, y Pinticienta lo sabe. Por eso, saca todo el provecho al color y a la imaginación en los talleres que imparte para niños. Espacios donde manipular el color, siempre con tintas libres de cloro, tiempos donde los más pequeños aprenden a estampar, a combinar ideas y colores, a expresar sus inquietudes artísticas con grandes estampaciones lavables y reutilizables para que la diversión no tenga fin.

Pinticienta es Pintisellos, y mucho más. Pintisella es ilusión, diversión e imaginación. Todo lo que imagines puedes empaquetarlo en la maleta y llevarlo a este mundo singular.  Una familia pidió una tarjeta de visita distinta, que reflejara su originalidad, y en este mundo encontraron la presentación perfecta de ellos mismos. Hay quienes viajaron allí para encontrar regalos originales, obras de arte diferentes a las que están en los museos y a la vez, más entrañables. Imagino la emoción que sentiría el afortunado al recibir estas láminas y verse convertido en personaje de cuento con su historia plasmada con cariño.

En este país de sueños, todo lo que imagines se puede ilustrar. Convierte a tu hijx en una ilustración a color, deja volar su imaginación al verse identificado con un sueño que ha sido plasmado en pape, en vinilo para decorar su habitación y que le acompañe en sus juegos, en un recuerdo que todos puedan disfrutar al regalarles originalidad en las invitaciones de bautizo, de comunión,o ¿por qué no, de tu propia boda? Regala ternura y marca la diferencia con la historia que quieras contar, con el skyline de una ciudad que hasta ahora sólo era posible en tu corazón. comunion1.pinticienta  

Acude a Pinticienta, e ilustra tus sueños.

Pincha aquí para viajar a su mundo y síguela en Facebook en este lado.

papelería Cris 3letreros kyke copiasello boda 3 pinticienta

Historia de dos ciudades