Archivos

Libertad sexual

 

Hace un tiempo ya, estábamos varios amigos en una comida cuando salió un tema a relucir: el de la educación sexual que reciben los niños en los colegios. El caso era que en la escuela al que acudía el hijo de unos de nosotros, había un pequeño caos en la cabeza de los chavales y también, en la de los padres. Un día, una de las clases de infantil, a la salida los niños comentaban alegres que podían tener novio o novia, independientemente de su sexo, porque cada uno tenía de novio a quien quería. Así que al salir de clase, Fulanita le decía a su madre que la gustaba Menganita y que quería ser su novia, o Pepito, interrogado por su padre, informa tan campante que le gustan tanto Manolita como Manolito, y que va a salir con los dos.

Debate entre amigosAnte esta situación, en la mesa que reposaban los platos ya vacíos, comenzamos a dejar cada uno nuestra opinión al respecto. Como en todo buen grupo de amigos, hubo de todo, con respeto, risas y bromas, y sobre todo, con opiniones muy dispares. Al final del debate, más interesante que el de las tardes de Telecinco, podemos decir que quedaron básicamente dos posturas enfrentadas:
1- No hay que liar a los niños. No hay que darles tantas explicaciones ya que podemos confundirles, y no sabrán lo que pensar. Ya tendrán tiempo cuando sean mayores de saber los diferentes tipos de pareja, amor, uniones que hay o puede haber y de elegir cual es el que más le gusta para ellos. No hace falta explicarles tanto detalle porque es algo que van a aprender.
2- Está bien que desde pequeños aprendan que hay dferentes tipos de relaciones, que no sólo es válido el hombre-mujer. Así, a medida que se hagan mayores verán las cosas con absoluta normalidad.

Hubo un tercer grupo, el de los indecisos que se abstenían, ya que comentaban que todo dependía del contexto en el que hubiera surgido las explicaciones y la manera en que se habían hecho.

Si te estás preguntando a que grupo defendía yo, te diré que al segundo. Pero también te diré que éramos minoría. Y es que creo que es sano que los niños hoy en día entiendan que cada uno es libre de amar a quien prefiera. Creo que si lo viven como es, una cosa natural, desde pequeños, dentro de unos años habremos ganado mucho en tolerancia y respeto al no tener que dar explicaciones que cosas que considero son normales. Además, no creo que el decirle a un niño de la edad que sea, aunque recuerda que en este caso concreto estábamos hablando de niños de infantil, que puede elegir a quien amar sea algo malo. La personalidad se va afianzando con las experiencias, pero también la conforman los gustos y las opiniones. Apoyando estos gustos o decisiones de los chavales, ayudamos a que se refuerce su seguridad, la confianza en sí mismos, al saberse respetados y aceptados, queridos sea cuales sean sus decisiones.

Además, ahora, con el paso del tiempo y haciendo memoria, puedo recordar muchos casos en los que pequeñajos que he conocido han gritado en su tierna infancia a los cuatro vientos que su novia era mamá o que de mayores se casarían con papá, cosa que a los progenitores les hinchaba como pavos y hacía que se les cayera la baba a manos llenas. En estos casos, no nos preocupábamos de crearles confusión, ¿por qué decirles que pueden amar a quien quieran o decidir quién les gusta va hacerlo?. Opino que el mal pensamiento está en nuestras cabezas, ya que un niño no va a ver las mismas connotaciones sexuales que nosotros en la afirmación de que le gusta Pepito o Pepita como novi@. Mucho tengo que cambiar para que en el futuro, si me encuentro con esta situación cuando el Miniser acuda a la escuela, me importe, moleste o preocupe que un día salga diciendo que tiene tres novios o tres novias. O eso creo ahora, ya te contaré.

¿Les hablaría de tríos?

¿Les hablaría de tríos?

Al final el debate quedó empate, a falta de saber la opinión de los indecisos que preferían no opinar sin saber cómo se había desarrollado la exposición del tema. Decían que todo dependía de cómo y por qué esa profesora había decidido explicar con detalle los tipos de relaciones a niños tan pequeños.

Ojocuidao que no entramos en ningún momento a decidir si estaba bien o mal que cada uno ame a quien quiera independientemente de su sexo, que quede claro que en este punto, todos estamos de acuerdo que cada persona es libre de acostarse y sentirse atraído por quien le de la gana. El debate fue sobre la decisión de aquella maestra a explicárselo a sus alumnos, sin contar con la opinión de los padres.

Y tú ¿qué opinas?

 

Post Patrocinados

Llevo poco en el mundo blogueril, así que cada día aprendo algo nuevo y me voy poniendo las pilas para hacer de esta casa un lugar más habitable y acogedor. Leo artículos sobre actividades para mejorar como bloguera, sobre alojamientos y dominios, sobre SEO y posicionamiento, sobre un montón de cosas que muchas veces ni entiendo, pero lo que más leo y donde más aprendo en otros blogs, en los hogares de otras madres que cada día comparten con la red sus vivencias y opiniones, en blogs de viajes, de cocina (por si algún día me animo a preparar todas esas suculencias que voy anotando en un cuaderno), de moda, de fotografía..de cualquier temática siempre que el blog me parezca bueno, divertido y/o interesante. Y en esto estaba, leyendo blogs ajenos, cuando me día cuenta que ya en muchas ocasiones había visto anotaciones tipo «Post Patrocinado» o lo contrario, «No patrocinado». Ya me hacía una idea de lo que significaba, pero quería indagar más en cuando se considera patrocinio o no, cómo suelen ser estos negocios virtuales y analizar si hasta el momento, mis post lo habían sido de manera justa o no.

Tras leer al respecto, te puedo resumir que un post se considera patrocinado cuando el blogger recibe dinero o productos a cambio de escribir sobre una marca (o sobre una referencia de la marca en sí). El motivo por el que comienza este trueque, suele ser porque las marcas, sabedoras que actualmente el mundo 2.0 tiene mucha influencia entre la población, deciden lanzar campañas, contactando con personas que escriben blogs y ofreciéndoles una propuesta para promocionar su producto a través del blog de esa persona. El blogger, valora si la oferta le interesa y si es así, escribe un post (o varios) formalizando el acuerdo.

truequeLas marcas ganan publicidad atemporal, en el sentido que una campaña publicitaria en prensa o televisión tiene una duración determinada, mientras que un post queda por escrito hasta que el blogger decida eliminarlo, cosa que no suele ocurrir nunca. El blogger, por su parte, recibe una retribución, bien económica, bien en especies, al haber recibido dinero en metálico o el producto para su uso personal y así poder hablar sobre él con más detalle y conciencia.

Lo ideal, es que las marcas oferten sus campañas a personas cuyos blogs encajen con su producto, y que los blogeros acepten propuestas de marcas o productos en los que confíen o les gusten, de esta manera, se mantiene la credibilidad tanto de una parte como de la otra. Así que hoy, para ser sincera contigo, voy a indicarte cuales de mis post han sido patrocinados y cuales les escrbí porque me apeteció, porque el producto del que hablé me pareció interesante o porque simplemente me gustó la idea que representaba el artículo descrito. Luego, poco a poco, iré añadiendo en cada entrada correspondiente un postdata que concrete si se trataba de un post patrocinado o un post enamorado (de mi amor hacia el producto sin ganancias a cambio). ¡Allá voy!

En el post Customiza su ropa no hubo patrocinio alguno, ví las ideas en Facebook y Madresfera y me pareció algo digno de hacerte llegar. La Cocinita Miniland sí que es patrocinado. Miniland me ofreció gratuitamente un producto de su catálogo a cambio de una reseña, creo que eso lo expliqué en el propio post. La Trona Portátil es made in yo, nadie me pidió que escribiera sobre ella más que mi conciencia, no podía dejar de recomendar uno de los mejores regalos que nos han hecho para el Miniser. El Día de la Madre te hablé de Dreivip, si que puede considerarse patrocinado ya que la iniciativa de ese post surgió por parte de la plataforma de venta online. Me ofrecieron participar en un sorteo de 100€ entre los blogueros que hablaran sobre sus infografías y suerte para mí ¡que gané el premio!.Los dos post sobre Skin Method también fueron patrocinados, ya que me apunté a una promoción de Madresfera en la que te ofertaban probar sus productos a cambio de un post, así que sí, los probé a cambio de un post pero he de decir, ahora sin patrocinios de por medio, que cuando se me acaben repetiré, esta vez pagando, porque me han parecido productos con muy buena relación calidad-precio. El resto de post, sobre las sillas de paseo, Tucana kids, el saco pingüino, la bici para principiantes, gimnasio ictiva (del que ya te contaré en breve los resultados), las empresas de Aragon power, las compras originales de DOIY, los termómetros, las joyas de Etic Etac, los termos…todos y cada uno, los he escrito porque me ha parecido, porque he considerado que eran productos, tiendas o marcas de las que merecía la pena hablar. Lo mismo que todos y cada uno de los Cafés que me he tomado con gente maravillosa, que han surgido a petición mía y por mi gusto personal.

Ya está, me he sincerado. Aunque te puedo asegurar que aún los post patrocinados han sido de artículos y marcas que merecen mis respetos. En caso de que en algún momento llegue a mí alguna propuesta sobre juguetes, ropa o cualquier artículo que pueda ser de interés para este blog, y tras su uso y mi experiencia no me parezca recomendable, así te lo haré saber también.

Porque las marcas van y vienen, pero tú…Quiero que tú te quedes.

#Bring Back our Girls

Este es un blog modesto, que habla sobre la infancia, la p/maternidad y todo lo que conlleva. Me divierte escribir sobre productos que considero recomendables, sobre los que no me lo parecen, sobre lo que nos ocurre y espero que al leerlo también te parezca entretenido. Pero si soy sincera conmigo, contigo y con mi conciencia, si este es blog sobre la infancia y sobre madres, padres y adultos respondables de educar, no puedo dejar que pasen más días sin hablar sobre lo que está ocurriendo en Africa. Porque no todas las infancias son felices, ni todas las maternidades fáciles aunque la nuestra no nos lo parezca a la hora de conciliar o educar. Porque no tengo hijas pero me duele lo mismo. Porque tengo un hijo y no quiero que piense que eso es la normalidad. 

Llevamos días oyendo y leyendo hablar sobre el secuestro de más de doscientas niñas, ¡más de doscientas!, que sólo querían estudiar, y la matrícula que las han impuesto son violaciones, maltratos y vejaciones diarios porque hay hombres que consideran que ellas no han nacido para progresar. Boko Haram es el grupo terrorista de carácter fundamentalista islámico en Nigeria. La traducción de su nombre es La pretenciosidad es maldición (anatema), aunque también puedes encontrar que se traducen como la educación occidental es pecado. Por este aspecto, no sólo castigan a las niñas que acuden a las escuelas con estos secuestros, ya que una muchos niños han fallecido quemados o torturados al encontrarse en los centros educativos. Pero son ellas las que además de ver su final similar al de sus compañeros, están viviendo un infierno diariamente, tan atroz, que seguramente hubieran preferido el destino cruel pero rápido de sus compañeros de aulas.

Y ante esta barbarie, me pregunto ¡cómo es posible que nadie hagamos nada!, que ningún país que egocéntricamente nos denominamos civilizados dediquemos unos escasos minutos a estos actos vandálicos y consintamos que se mantengan en el tiempo. Tal vez porque no hay nada que interese en Nigeria, nada que robar o de lo que apoderarse una vez invadamos con la excusa de ir a ayudar. Pero no sólo cerramos los ojos y cambiamos de canal ante esta miseria, no. Tampoco nos incomodamos ante la tradición de la Provincia Oriental del Cabo, en Suráfrica, donde miles de niñas son raptadas por hombres mayores, forzadas a ser sus esposas con el beneplácito de los padres de las menores (a cambio muchas veces de una suma de dinero). Son forzadas a convertirse en esposas de enfermos de VIH, que en su ignorancia creen que el hecho de unirse a una virgen les librará de la enfermedad, sin saber y sin importarles aunque lo sepan,que invariablemente el VIH continuará poblando su cuerpo además de envenenar también al de su joven y reciente esposa obligada, emponzoñándola la salud y el alma con la vida de enfermedad y esclavitud a la que la han condenado.

bringbackourgirlsY así uno tras otro podríamos empezar a enumerar casos de maltrato, ablaciones, trata de blancas, prostitución infantil, de violaciones, de vidas condenadas y desgarradas, casi siempre de niñas que en muchos casos no han llegado a ser mujer. En Africa, América, Asia, Europa..donde mires, tristemente, siempre habrá una mujer sufriendo por su condición de mujer, su lamento causado por una justificación casi siempre religiosa de fanáticos a los que no interesa callar, porque si interesase, sería muy fácil hacerlo.

No tengo hijas, pero si algún día las tengo no quiero imaginarme el terror de saber que hay lugares del mundo donde se permiten estas prácticas, donde se las pueden encontrar y saber que además, nosotros lo fomentamos con nuestra indiferencia.

Tengo un hijo que tendrá amigas, compañeras de estudios, de trabajo, novia si esa es su orientación, que no seré yo quien le diga a quien debe amar. Y quiero que las respete, que sepa que ningún Dios si es que existe alguno pide odiarlas a cambio de favores, que luche por una vida justa y digna para todos, sea cual sea el sexo con el que nacimos.

Soy mujer, y me lamento al ver que estas atrocidades nos causan espanto un momento, que las olvidamos pronto e incluso frivolizamos con ellas aprovechando una foto cualquiera de un cartel en blanco para bromear.

Siento lástima, impotencia, rabia, por lo que las ocurre a mujeres del tercer mundo, por lo que permitimos que ocurra en el primero, que pregunto yo, qué cual es el segundo mundo, ese que nunca se habla de él, donde nunca ocurre nada y donde deben ser todos felices. ¿Dónde está para marcharme a él? Bueno, no me lo digas, no estoy segura de querer ir, porque  seguramente, allí también habrá mujeres que sufren injustamente por no haber nacido hombres. 

Si quieres firmar en contra de estos actos puedes hacerlo a través de Amnistía Internacional en esta página

Princesas Disney

Estos días pasados, en distintos momentos me he encontrado con opiniones sobre las princesas Disney y los mensajes que transmiten. En diferentes blogs he leído reflexiones sobre los valores que hacen llegar a los más pequeños, tanto las princesas como los príncipes que esta factoría nos lleva vendiendo tantos años. Es cierto que con el tiempo han cambiado de perspectiva y ahora los roles de las mujeres en sus películas son diferentes a los de hace décadas. Las protagonistas ya no son siempre dulces y sumisas, ahora las tenemos rebeldes, guerreras, pero todas bellas y de figura envidiable. Ningún largometraje he encontrado, o por lo menos, ahora no me acuerdo, en el que la protagonista femenina tuviera un físico normalito, sea rellenita o tenga algún defecto o discapacidad. Pero claro, que esperamos, si en las películas para adultos lo habitual es ver mujeres bandera, de medidas perfectas y rara es la actriz famosa que tiene papeles protagonistas si está entradita en carnes o su rostro no sigue los cánones de belleza.

Rapunzel

Rapunzel

Con estas reflexiones me pregunto, ¿qué idea sobre la imagen personal estamos transmitiendo a los niños, sobre todo niñas, con estas películas?, ¿la misma que recibimos nosotras las adultas que soñamos con «parecernos a», «tener el pelo de» o  nos lamentamos de tener las medidas estándar para poder ser portada de revistas?.

caperucita

caperucita

Tal vez, por lo mismo que en ningún largometraje animado los protagonistas se enamoran de personajes de su mismo sexo, tema que empiezan a tratar en los colegios y está levantando alguna ampolla y discusión, (por suerte en mi entorno discusiones sanas, de las de intercambiar opiniones con respeto) ya que hay quien piensa que está bien que se trate el tema con naturalidad, ya que es algo natural, y hay quien opina que es complicar las ideas de los pequeños y que mejor que vayan descubriendo solos las opciones amorosas de las que dispone el ser humano. Gustos para todos.

Blancanieves

Blancanieves

Mientras sigo intentando acordarme de alguna película infantil en la que las niñas que no son las guapas de la clase se sientan identificadas con la protagonista, te dejo una colección de fotos que descubrí hace tiempo y que llamaron poderosamente mi atención. Son de la fotógrafa Dina Goldstein, que a través de su obra pretende despojar de vergüenza e ira al espectador que visualiza su arte. Esta motivación, sumada a una crisis personal en la no quería creer en el «felices para siempre» tan típico en los cuentos, la llevó a realizar su famosa secuencia de Princesas Caídas, una visión real y dura de la actualidad con protagonistas tan famosas como las princesas Disney. Tal vez ya conocías estas obras, o puede que no, pero está bien observarlas y pensar que nuestra vida, de la que nos quejamos tanto a veces, es más perfecta que la de quienes se supone viven en un mundo ideal.

Cenicienta

Cenicienta

Pocahontas

Pocahontas

Bella

Bella

Y tú, ¿qué opinas?. ¿Conocías esta colección de fotografías?

Aun está esperando a que se despierte la Bella Durmiente

Aun está esperando a que se despierte la Bella Durmiente

Leyes justamente injustas

20140331-021704.jpg

Hoy, lunes 31 de marzo, se sortea en la sala de un juzgado la conciliación familiar y laboral de dos compañeras de trabajo. Se presentarán los hechos, los alegatos y las opiniones, y según interprete el juez estas variables, una saldrá ganando y la otra perdiendo. Así es, las dos no pueden salir airosas.
Mi trabajo no apaga las luces. 24 horas las día, 365 días al año hay alguien realizándolo, sin importar si es de noche, un domingo de comuniones o la hora de la comida de Navidad. Siempre hay alguien, no se puede fallar. Tres turnos a cubrir en los que sí tu faltas, alguien tendrá que cubrir tu puesto, no puede quedarse un asiento vacío. Por eso en mi trabajo, la ley que ayuda a conciliar tu mundo familiar y laboral, desconcilia los mundos de las demás. El derecho que una madre tiene a concretar su reducción de jornada en un turno determinado, hace que sus compañeras tengan que realizar su horario en el resto de turnos disponibles. Así, varias quieren mañanas, otras tardes, otras noches, otras todo menos noches, otras mañanas no por favor… Y es normal pedir, todos pensamos «lo siento sí fastidio pero para que lo pidan otros lo pido yo», porque sí, porque sabemos que tarde o temprano alguien lo pedirá por mucho que intentemos convencernos de que hay que ser compañero e intentar no perjudicar. Porqué sí, porque al fin y al cabo trabajamos para vivir y preferimos escoger ser felices con nuestra familia que hacer felices a nuestras compañeras. Y las empresas que nos subrogan una y otra vez, comenten todas el mismo abuso, aprovecharse de esto desorganizando la vida del resto que no tiene a un menor que cuidar. Hasta qué llego un momento que la cuerda no dio más de sí. Que ya no había turnos para elegir, los cupos estaban cerrados, no se podía exigir más a quienes no tenían hijos. Así qué hubo quien vio su derecho negado por el simple hecho de haber parido más tarde que otra. Los juzgados decidieron que ya no había derecho a elegir porque sus hijos habían llegado después que otros que traían una concreción bajo el brazo.

Así, N. durante varios años, ha hecho valer su derecho a conciliar trabajo y familia acudiendo al trabajo solo por las mañanas. Ella sabía que al cumplir su hijo pequeño los ocho años debería volver a los turnos. Que el día llegaría, ineludiblemente un día de este mes de marzo.
Sin embargo, S. veía en marzo una luz de esperanza para comenzar a disfrutar de su familia. Podría pasar a ocupar los turnos de N., solicitar la concreción mañanera que quedaría disponible y ejercer el derecho que un día el juzgado la negó. Parecía fácil, intercambio de turnos, intercambio de conciliaciones, pero no fue así.
En octubre la empresa firmo a S. el documento donde se la concedía el turno de mañana a partir del 17 de marzo, una vez su compañera N. terminaba de ejercerlo por ley. Pero en diciembre, la ley se modificó, ampliándose este derecho de conciliación hasta los doce años del menor, en vez de hasta los ocho como hasta entonces. De esta manera, N. al comunicar que su concreción no terminaría en marzo de este año sino en el marzo de dentro de cuatro años, la empresa la comunica que no será así. Que independientemente del cambio de ley, ella ha de finalizar con esa conciliación ya que S. lo solicito antes del cambio de ley y debe hacer uso de su derecho.
¿Y ahora? Las dos tienen derecho, N. porque la ley que la amparado hasta ahora dice que puede ampararla cuatro años más. S. porque un documento firmado por la empresa le dice que a partir de esa fecha puede abrazarse a esa ley y disfrutar de su familia como el resto que ejerce el mismo derecho. Pero no hay mañanas para las dos. Sólo una conseguirá su objetivo. Ninguna esperaba este cambio en la ley pero las dos han visto sus vidas trastocadas por el.
La interpretación de un juez será la que incline la balanza. El criterio de una persona decidirá si N. sigue disfrutando de un derecho maternal o ha de comenzar a disfrutarlo S. Lo que yo opino es que habrá más de un perdedor. Ellas dos, porque su relación ya no será igual, aunque esta claro que quien trabaje de mañanas lo olvidara antes seguramente. Las mujeres que serán madres más adelante, porque no podrán pedir su conciliación al seguir ocupadas por las que tuvieron a sus hijos antes. Las madres que ya lo fueron pero llegaron tarde al reparto de conciliaciones. Las compañeras que no quieren o también, no pueden tener hijos, y ven como sus turnos bailan al son de los hijos de las demás. Cómo su vida es secundaria en lo que afecta a la organización laboral.
Demasiados perdedores. Demasiadas frustraciones.

Parking, ¿se puede?

Hay cosas del día a día que usamos sin pararnos a pensar en como lo hacemos y mucho menos, en si todos pueden usarlas. Cuando pasas de ser independiente y ágil a convertirte en el cuerpo que empuja de un carrito de bebe, comienzas a tener otro punto de vista de muchos aspectos cotidianos, sobre todo, de la arquitectura civil que te rodea. Poco a poco aprendes qué calles de tu ciudad conviene rodear para evitar incómodas escaleras, cuáles son los rodeos que compensa dar con tal de ahorrarte empinadas cuestas que te hacen colocar a tu retoño a casi noventa grados del suelo, descubres que con los pujos se te instaló un metro en la pupila que te hace calibrar con precisión si el ancho de la acera que queda entre el coche mal aparcado y el cubo de la basura es suficiente superficie para que pasen las ruedas de atrás del cochecito. Y aprendes, si además de conducir coches de bebés conduces coches de adultos, qué parking tiene ascensor y cual no. Pero, ¿que pasa cuando esos ascensores se estropean?, o cuando no estás en tu ciudad ¿como sabes si te estás adentrando en un parking accesible?.
Vale que nunca había reparado en ello hasta ahora, pero más vale tarde que nunca. Y ahora que soy consciente de las limitaciones que podemos tener considero que es algo a tener en cuenta no solo para los padres con bebés sino y sobré todo, para personas con movilidad reducida.
parking libreLas primeras veces que cogí el coche tras dar a luz para ir al centro de mi ciudad, pensaba en que zona me convenía aparcar según mi destino, sin recordar que debía tener en cuenta el que el aparcamiento, si era subterráneo, debía tener ascensor para poder salir con el carrito. En más de una ocasión, nos olvidamos de esto, viendonos obligados a salir andando por la salida ordinaria de coches, con el peligro que conlleva y con varias amonestaciones del personal. Otras veces, la solución ha sido «sube el carrito a pulso que yo cojo al niño en brazos y vamos por las escaleras». Incluso un día, en el que iba sola con el Miniser, tras meter el coche en un aparcamiento que sabía que tenía ascensor, después de haber sacado-desplegado toda la infraestructura de paseo y frente a la puerta del ascensor leer un cartel de «Fuera de servicio», el plan de salida fue desmontar el chiringuito, montarme de nuevo en el coche y con resoplidos malhumorados marcharnos directamente a otro parking.
Y pregunto yo, ¿tan difícil es poner un cartel indicativo en la entrada de estos aparcamientos subterráneos? Todos y cada uno cuentan con una señalización que te indican si hay o no plazas disponibles, ¿por no acompañan esta señal con una que indique la existencia o no de ascensor o de que está adaptado para personas de movilidad reducida?
Claro que casi todos tenemos los de nuestra ciudad localizados, pero muchas veces nos podemos encontrar en otras localidades que no conocemos y aunque actualmente lo normal es que la mayoría dispongan de ascensor, la realidad es que no todos lo tienen. Y ya sabemos como funciona el amigo Murphy, basta que lo necesites, para que entres en el único de la ciudad que no lo puso.
no uses ascensorPor eso, suplico que alguien invente una señaslizacion para acompañar a ese solitario letrero de Libre/Completo, un humilde indicativo que informe sobre si ahí se dispone de ascensor y ya, si no fuera mucho pedir, que pueda indicar que están rotos cuando así ocurra. No es un capricho de mamá aburrida que no sabe sobre que protestar, es una llamada de atención para que mejoren la accesibilidad de una gran diversidad de usuarios: personas con movilidad reducida, ancianos, personas limitadas temporalmente (con muletas por una rotura accidental, por ejemplo).

Seguramente hay muchos casos en los que alguien, de la condición física que sea, necesita usar un ascensor por una razón de más peso que la vagancia de subir escaleras.

Personas que me inspiran

Muchas veces me gustaría poder agradecer a alguien en concreto su apoyo, su comprensión, su personalidad inspiradora que me cambia la visión del mundo o me empuja a seguir por un camino inesperado pero feliz. Pero no soy de palabra fácil, bueno, de palabra sí, pero descargada de sentimientos. Debe ser que estos se me quedan atascados en las letras que voy repartiendo entre teclas y papeles. Así que hoy, publico el primer homenajes de varios que me gustaría hacer a lo largo del tiempo. Este en realidad es uno reciclado, quienes me conoceis de SSLM ya lo habeis leído, pero me parecía justo comenzar por el principio, y ella fue el inicio de mi origen, de la raíz a la que me aferro en los malos momentos y con la que disfruto los buenos, ella fue la fuente de vida de mi familia.

MI abuela Manuela

MI abuela Manuela

Hace tiempo me dí cuenta de lo que fue para mí. De cómo me marcó y arraigó en mi carácter, en mi pensamiento. Desde que soy madre lo siento más profundamente, convirtiéndose el cariño en admiración.

Fue una mujer de raza, de rompe y rasga como se decía en su época. Valiente, luchadora y fiel a sí misma. «La costará tener hijos», le dijo el médico al año de casarse, «su útero está demasiado alto, así que no se haga ilusiones«. Pues bien, no se hizo ilusiones, se hizo Madre. De once hijos. Y trabajó y sudó y sufrió. Y disfrutó y besó y amó.

Y nunca dejo de ser fiel a su esencia. A esa coquetería que la hacía pintarse los labios para ir a comprar pan. No renunció a organizarse para salir a bailar cada viernes con su marido, dejando a los pequeños al cuidado de los mayores. No se resignó a llevar la vida sumisa que imponía su época y condición de casada.

Recuerdo cómo cada tarde con cuidado, se vestía con sencillos y elegantes trajes, se ponía medias y tacón, para ir paseando a la cita con sus amigas. Tremendo grupo de mujeres tremendas que disfrutaban de su amistad en un café, al calor de confidencias, risas y desahogos. Independientes y risueñas a sus sesentaytodos y alguno más.

Me enseñó que hemos de hacer lo que nos guste, lo que nos llene, sin importar el que dirán. Me tatuó que la amistad es muchas veces más importante que el amor, porque al final, sin la primera olvidamos al segundo. Y ahora, al ser madre, me doy cuenta que ella lo fué, y además siguió siendo la mujer que era. Hasta que su cerebro olvidó recordar nada más.

Ese es mi reto, mi meta, como ella, saber ser madre sin olvidar quién soy yo.

Un engaño de la leche

En la última semana se han dado una serie de coincidencias que me han hecho abrir los ojos. La primera fue una conversación con una amiga, que se ha convertido en madre primeriza hace dos meses. La conversación en sí surgió ante su duda de cuál era la diferencia en las leches de fórmula para que sus precios variaran tanto de una marca a otra. Dos días después, haciendo la compra en el súper me dí cuenta que el Miniser pronto cumplirá un año, momento en el que puede cambiar la leche de continuación por otra, pero ¿por cual?. Y la coincidencia desencadenante que ha puesto mi mundo lácteo patas arriba fue el que un amigo colgase de su muro de Facebook un artículo sobre la intolerancia a la lactosa y que según el que lo firmaba, los adultos de raza humana no deberíamos consumir ese producto. Cuando terminé de leer esa información, mis dedos cobraron vida y comenzaron a teclear en busca de información. Y esto es lo que encontré…

Los aparatos digestivos de los bebes no pueden metabolizar la leche de vaca por la cantidad de proteínas que tiene, demasiadas por miligramo para sus pequeños riñoncitos, por eso, la sabia naturaleza nos llena como fuentes a las madres de una leche digestiva, nutritiva y perfecta para alimentar a nuestra manada. Pero como no hay nada perfecto, hay madres que no pueden, o no quieren (no vamos a juzgar las circunstancias ni las decisiones de nadie) dar el pecho a sus hijos, por lo que recurren a las llamadas Leches de Fórmula. Estas leches en realidad son leche de vaca procesada, sí, esa leche de vaca que tanto daño hace a un lactante. Podrían fabricar las leches de fórmula con leche de burra o de cabra, cuya composición es más parecida a la leche materna, pero no, porque la leche de vaca es más barata. Así que lo que hacen es quitarle la mayor parte de proteínas a la leche de vaca para que no haga daño al metabolismo del bebe. Hasta ahí vale. El problema empieza cuando la ley prohibe en muchos países, incluido España, hacer publicidad de este tipo de leche para promover la LM (Lactancia Materna). ¿Qué hacen las grandes marcas? Pues sacarse de la manga otra leche más para que si por desconocimiento, caes en las garras de la naturaleza y optas por dar el pecho a tu hijo, tarde o temprano te sientas obligada a gastarte las perras en un producto suyo. ¿Que le vas a dar la teta? Tranquila, que ya comprarás mi leche, ya comprarás.

leche crecimiento

 

Se han sacado de la manga toda una serie  de gamas de leche. Tenemos la Leche de Iniciación (la Tipo 1), para bebes de 0 a 6 meses. Al cumplir el medio año pasamos a darles Leche de Continuación (tipo 2), y  a partir del año cumplidito, aquí viene el engaño, nos venden la moto de que necesitan un montón de proteínas, ácidos grasos y un montón de siglas indescifrables que sólo obtendremos en su Leche de Crecimiento (la que lleva el 3), la única que sus cuerpecitos pueden digerir sin problemas. Pues bien, esto es falso.

Según la OCU, un refrente en cuanto a estudios de mercado y a decir verdades saludables, la Leche de Crecimiento es una estafa y además, poco sana para los niños. Esta organización nos informa que lo recomendable es hacer una transición de leches progresiva, es decir, si optamos por LM una vez acabada esta (o como fue en mi caso a partir del sexto mes, por falta de suminstro en mis depósitos, optar por lactancia mixta) comenzar a introducir siempre la leche de Iniciación, aunque sea un sólo bote. De ahí, y dependiendo de los meses del niño, pasar después a la leche de continuación. Pero al cumplir el año, y por mucho que nos intenten convencer, es mejor pasar a la leche de vaca comercializada, la de brik que bebemos cualquiera de nosotros antes que pasar a la de crecimiento (tipo 3). . Leche de Crecimiento caca.

En un estudio exhaustivo de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria  fueron analizadas 15 de las marcas más vendidas de leches de crecimiento, y detectaron que tienen demasiadas calorías, hasta 3 veces mas que la de vaca y sin embargo, menor valor proteíco. ¿Y para qué le siguen quitando proteínas si los bebes de más de un año ya las pueden metabolizar? Pues para abaratar costes, porque el proceso ya le tienen hecho de la elaboración de las tipo 1 y 2. A la de tipo 3 para que se adapte algo más a las necesidades del niño le añaden un montón de aditivos, azúcares y proteínas extras sacadas artificialmente. Además, tienen azucares añadidos como sacarosa o azúcar común para mejorar su sabor, cuando en la leche de vaca sólo existe la lactosa propia de la leche. Estos añadidos se han encontrado en mas del 60% de las marcas analizadas. Las ofertan enriquecidas con vitaminas, las cuales no necesitan porque ya toman otros alimentos en una dieta cada vez más variada, informan que aportan calcio, pero tienen menos que las de vaca. Vamos, que lo que tienen de más el niño le obtiene de otros alimentos que ya han sido introducidos en su dieta, pero que un exceso de estos, por ejemplo, de vitaminas, tampoco es saludable.

Vamos, que con las leches de crecimiento no aportamos más nutrientes a los niños que con la leche de vaca y sin embargo, les cebamos como a patos, pudiendo incluso perjudicarles por un exceso de vitaminas y azúcares que no necesitan en tal medida.

Sabiendo ahora todo esto, a partir del mes que viene creo que el Miniser va a saber lo que es un buen vaso de leche, de verdad.

*sí, viene en inglés y yo no tengo ni idea, pero con el traductor de Google puedes apañarte medio bien si andas de idiomas regulero.

 

Felicidades sister!!!

Hoy es el cumpleaños de mi hermana. Cumple 20 años, ¡veinte ya!, y quiero dedicarla el post de hoy como homenaje a la mejor tía del mundo.

Cuando nació yo tenía catorce años, sí, mis padres se lo pensaron un poco, y no será porque yo les dí muchos disgustos (hasta ese momento por lo menos). El caso es que su llegada coincidió con el despegue apoteósico de mi adolescencia, así que no tenía mucho tiempo para ella. No fuí la típica hermana que jugó a ser mamá con ella, que la cuidó día y noche, quizá por ello igual ahora soy un poco pesada con ella, para compensar esa época en la que la vida social era el ombligo de mi mundo. Pasaron los años, y la diferencia de edad y de caracteres nos tenía bailando en un ni contigo ni sin tí, hasta que crecimos, las dos, o tal vez yo, porque ella siempre ha sido muy madura, creo que a veces la más madura de las dos. Cuando me quise dar cuenta, ya no era mi hermana pequeña, era mi amiga.

FelizcumpleañosCuando me quedé embarazada, justo al mes se mudó a Londres. Me sentí triste por no poder compartir con ella día a día un momento tan especial para mí, pero tenía que vivir su vida, intentar conseguir sus sueños. Por circunstancias del destino regresó a casa cuatro meses después, dispuesta a vivir conmigo esa transición de vida que estaba experimentando. Llegó el día, nació el Miniser. Allí estaba ella, la primera, apoyando, mostrando su cariño y alucinando con los sentimientos que ese pequeño truán estaba despertando en su instinto y que ni se imaginaba que podía llegar a sentir. Aquí el amigo, al salir, rompió algo más que la bolsa, y fue ella quien me cuidó, me curó y atendió cuando nadie se esperaba que desempeñara ese papel. Gracias a ella, tal vez el Miniser se esté convirtiendo en un bailongo y le encante todo tipo de música, tal vez fue porque la primera canción que escuchó en su vida, a las pocas horas de nacer, fue esta melodía que su tía le puso para empezar a compartir con él su amor por la musica.

Ha pasado casi un año desde aquellos días de hormonas y emociones. Doce meses en los que hemos aprendido juntas papeles nuevos en el teatro de nuestras vidas, yo de madre, ella de tía, las dos de hermanas mas unidas.

Así que hoy, quiero darte las gracias, por ese genio que me enfada y enternece a partes iguales. Por esas conversaciones absurdas por whatsapp que me roban carcajadas. Por esas cosas que sólo nosotras sabemos y nadie más podría entender. Feliz cumpleaños Wendy.

La única madre del mundo

Hay un fenómeno social que afecta a una parte de la población femenina que se convierte en madre (masculina también, pero en casos aislados). Se trata del fenómeno que he denominado «No hay más madre que yo». Las afectadas por este síndrome por lo general tiene antecedentes de otros similares, como «Soy guay y tú no», «Te pego mil vueltas en todo» o el terrible y desesperante «Yo soy lo más». Con esto, me refiero a aquellas amigas, algunas simples conocidas, que a lo largo de la vida siempre creen estar por encima de la mayoría, o por lo menos, por encima de tí.  Son aquella  que cuando tú aprobabas por fin en septiembre esas matemáticas que te tenían amargada ella te decía si es que están tiradas, yo saqué un sobre a la primera. Aquella que cuando tú te echaste novio formal, ella ya había tenido cinco suegras que la querían mogollón. Esa que en el día de tu boda te decía que todo era precioso pero que la gustaba más lo que ella regaló o te da opciones de menú mejores por si vuelves a casarte. Sí, esa amiga petarda, que contra todo pronóstico, aún la sigues viendo, seguís quedando y a pesar de todo y de todos, la sigues apreciando.

Este tipo de mujeres, son las que una vez convertidas en madres, se enferman del síndrome que te comentaba, el «No hay más madre que yo».  Una conversación con ellas se convierte en un ego-monólogo sobre lo buena madre que es y lo superguapos y perfectos que son sus hijos. Suelen mantener otros síndromes pasados, por lo que aunque tú intentes cambiar de tema, ella (o ellas, si conoces a más de una), te restregarán lo bien que saben hacer esa receta que la comentas, lo bien que saben comprar en rebajas y lo estupendas que se han quedado sin hacer nada de nada de ejercicio.

Pues con una amiga de toda la vida que ha pasado por varias de estas enfermedades con fluctuencia de sus síntomas, me encontraba yo hace dos días tomando un café. Ella tiene dos retoños, niño y niña, el canon de lo ideal (según ella). Cuando nació SuMayor, yo aún no tenía ni en los planes de planear futuros planes el tener hijos. Así que a medida que sus ego-monólogos maternales se hacían más y más grandes, y con cada quedada me daba una masterclass de maternidad por mi bien futuro, yo perfeccionaba la técnica de supervivencia desconexión irreal, léase, saber sonreír y escuchar en mi cabeza mi voz en off cantando cualquier estribillo de moda mientras asiento sin enterarme de nada.  La técnica me funcionaba, hasta que las hormonas me la echaron abajo. Estas hormonas traicioneras que demolieron mi manera de evasión mental, aparecieron en el momento en que por casualidades de la vida, nos quedamos embarazadas a la vez, ella de SuPequeña y yo del Miniser.

bla bla blaYa te puedes imaginar cómo discurrieron los escasos encuentros que tuvimos durante el embarazo de ambas: sin preguntar ya me daba todo tipo de explicaciones sobre qué sentiría, cómo,cuando y dónde, y si no lo vivía así, es que yo algo no estaba haciendo bien. Durante esos meses, como nos vimos poco y mis niveles de felicidad rebosaban tanto que todo lo veía en rosa fucsia, la verdad que poco me importaba las cátedras que intentaba sentar en mí, aunque reconozco que mi subconsciente ya empezaba a rebelarse con un hartazgo cada vez mayor. Tuvimos los partos con un mes de diferencia, margen más que suficiente para que durante estos once meses, y pese a mis intentos de escapada, cada vez que nos hemos visto haya creado una competición (sólo por su parte) entre nuestros dos retoños.

Y en el segundo puesto de esa competición, me encontraba hace dos días, cuando la dije que sí a esa tarde de café, con la esperanza de que hubiera sanado un poco del síndrome. Pero no, no fue así.

-¿Y ya anda?

-Empieza ahora, va haciendo sus pinitos…

-Porque la mía sí, no veas cómo corre, y salta, va a ser atleta, como su hermano. ¿Y habla?

-No, el muy truán no dice mamá, sólo dice pap…

-Pues la mía sí, parece un lorito, normal, su hermano también habló desde muy temprano. ¿Y ya tiene dientes?

Ahí está la mía, pensé, ahora te vas a enterar. -Pues sí, le salieron muy pronto, antes de los cinco meses, y ya tiene ocho dientacos. –A ver que dices ahora, ¿qué la tuya nació mordiendo un bocata de chorizo? já.

¿Tan pronto?, pues eso es malísimo, te lo digo porque una vez leí… Y ahí ya me saturé. Cuando comenzó con una tesis sacada de vete tú a saber que rincón de esa mente que nunca en la vida leyó más que las etiquetas del champú, mis hormonas traicioneras echaron abajo el infranqueable muro de indiferencia que habitualmente levantaba durante la conversación, sacando de mi interior esa leoncilla maternal en defensa de su cachorro.

Ahí me dí cuenta que la maternidad también había cambiado mi manera de razonar, antes era más transigente cuando infravaloraba mis cosas, pero que siempre quiera dejar por debajo a mi pequeñín…eso sí que NO!. Así que la dejé, que siguiera, dejé que me explicara todo lo que hacen sus niños, y lo que ella espera de ellos mientras yo planeaba mi venganza. Y fué entonces, al compás de un ¿no te parece? cuando dejé de escuchar, de esperar y de aguantar. Fue cuando mis hormonas que gritaban desde las entrañas salieron a flote, acompañadas de unas tranquilas palabras:

-Mira, lo que me parece, es que tus hijos sabrán hacer muchas cosas que tú te empeñas en que aprendan rápido a hacer y en que demuestren que son los mejores. El mío, que haga lo que quiera cuando le apetezca hacerlo, porque lo que él sabe y sabrá siempre, es que LE QUEREMOS SEA COMO SEA, no necesitamos que sea el mejor porque para nosotros, YA LO ES.

Y así, sin más tiempo que perder, me levanté y carrito en mano pagué los cafés, saliendo por la puerta sin moletarme en decir adiós. Y fíjaté, juraría que el Miniser, además de regalarme una sonrisa, me guiñó un ojo.

Trata con respeto