Sillas de paseo (vol. 2)

A primeros de este mes de abril, escribí este post en el que sopesaba candidatas para elegir silla de paseo, o silla de segunda edad, como suelen decir los expertos. Tras un estudio intensivo realizado por la University of  Masachussettes (es mentira, pero parece que todo lo estudiado por universidades americanas tiene más validez), bien, ahora en serio, tras un repaso importante a las webs, foros, blogs y comentarios en vivo sobre las opciones que valoraba, al final nos hemos decantado por una. Este pasado sábado en cuestión, fuimos a la que para mí, sin lugar a dudas, es la mejor tienda de puericultura de mi provincia y nos vinimos con la silla nueva a casa. Eso sí, tras un duro debate interno, con otras parejas que se vieron en la misma situación y con nuestras conciencias sobre si estábamos eligiendo bien. Y el motivo fue que aunque llevábamos las ideas bien claras, allí, la profesionalidad y consejos de Laura, nos hicieron dudar durante ¡dos horas!. Sí, has leido bien. Tardamos dos horas en elegir silla de paseo, que vale, indecisos somos un poco, pero te puedo jurar que tardamos mucho menos en elegir el piso donde vivimos.

Llegamos a La Tienda del Peque (en Castro Urdiales o Sámano) que así se llama la tienda estrella del mercado infantil cántabro justo a las cinco de la tarde, cuando estaban abriendo sus puertas. La tienda en sí es una maravilla de elección, porque no hay producto o marca que no encuentres, además de saber que tienes un consejo profesional y honesto asegurado por parte de cualquiera que te atienda allí, pero bueno, de esto ya hablaré más en profundidad en otro post que necesita tiempo y dedicación y ahora me desvío del tema. Pasamos a la sección de sillas de paseo y empezamos a ojear por nuestra cuenta. Pero al rato nos dimos cuenta que mejor que nos asesoraran. Explicamos nuestras necesidades: que pliegue fácil, pese poco, ocupe poco, sea cómoda paa el Miniser y resistente. Con estas premisas nos ofrecieron varias opciones: Maclaren (que ya sabes que la tenía descartada), Cybex Topaz (que sí estaba en la lista) y Citi Mini de Baby Jogger. Esta última no la teníamos ni valorada, y así de primeras, la vimos demasiado grande para lo que buscábamos, nos dijimos eso de para coger esta, nos quedamos con la que tenemos. Pedimos además que nos enseñaran la Easy Walker que me había entrado a mí por el ojo, y empezamos a valorar.

Opción 1: Citi Mini de Baby Jogger

Opción 1: Citi Mini de Baby Jogger

La Cybex, tanto la Onix como la Topaz, nos gustaba, sobre todo su capota extensible y enorme, pero su peso…nos echaba para atrás, comparada con las otras pesaba la que más, y claro, lo que buscábamos era ligereza para cambiar el tanque y no vernos este verano sudando la gota gorda arrastrando la silla actual por la playa o terrenos varios que transitemos. Además, contando que el Miniser cada vez quiere menos silla, menos porteo y más independecia para esas piernitas que cualquier día se arrancan a correr sin apoyo alguno, lo que buscábamos era un transporte cómodo, compacto y ligero para cargar con él en momentos de necesidad sin tener que sacrificar los riñones. Y los arneses no tenían opción de sujetar sólo con los de cadera, hay que usarlos enteros, todo el tirante, cosa poco agradable para el marujilla que tenemos en casa que le encanta ir bien pinado y sin nada que sujete sus animado brazos. Así que sintiéndolo mucho, Cybex, estás expulsada de nuestra compra. Seguimos con el amor a primera vista, la Easy Walker. Como la mayoría de famosetas que pululan por la tele, en persona perdía mucho, se le veía algo más enclenque, inconsistente, y con el respaldo demasiado corto. Vamos, que no la daba mucho futuro más allá de septiembre, más que nada porque la cabeza del Miniser ya casi no podía reposarse  sin sobresalir de la loneta. Una menos. Preguntamos que diferencia había entre los distintos tipos de Maclaren y nos vinieron a explicar que la Quest, la más barata, es la misma silla que el modelo siguiente, el Techno XT, sólo que la primera, que es más barata, tiene las ruedas más pequeñas, lo que supone algo menos de estabilidad si la usas por terrenos menos firmes. El modelo más caro (el XLR, creo) ni nos lo planteamos, porque la idea no era gastarse una pasada de dinero así que empezamos a sopesar los dos modelos que teníamos frente a nosotros. La Citi Mini de Baby Jogger nos había impactado con su plegado de libro, lo que significa mayor comodidad para el niño pero nos seguía pareciendo demasiado grande para lo que buscábamos. Pedimos tiempo de reflexión, como el día antes de elecciones y empezamos a decidir, o eso creíamos. La tienda empezó a llenarse de gente, de parejas que venían buscando sillas de paseo entre otras que venían buscando diferentes artículos, y nos quedamos pensando en nuestras opciones a la vez que observábamos lo que valoraban otras personas, que contras y pros encontraban a cada silla, las explicaciones que recibían a sus preguntas. Con todo esto y el Miniser encantado en el parque de bolas que hay en el interior de la tienda, nuestro círculo se cerraba cada vez más entre Maclaren (sí, Maclaren, ya sé que no quería pero…) y Citi Mini. Ganaba por ventaja Maclaren, …hasta que llegó Laura.

Opción 2: Maclaren Quest

Opción 2: Maclaren Quest

Laura es amiga, madre de dos niños por lo que su opinión no sólo es como profesional, es además parte propietaria de la tienda, y una persona sincera y honrada que no intenta vender lo que uno no necesita sino lo que realmente le va a satisfacer. Así que empezó a explicarnos las ventajas de unas y otras sillas, y la verdad que su razonamiento para cambiarnos el chip de que una silla de paseo no ha de ser tipo paraguas era de lo más real. Ibamos con la idea que una silla de este tipo, de las que compramos o nos prestan cuando el bebe ya se hace mayor y comienza a andar, tiene que ser tipo paraguas, que se pliega como un bastón y aunque sea endeble no pasa nada porque su uso es limitado. Pero ella nos abrió los ojos, explicándonos que es cierto que se busca ligereza a medida que el niño/niña pesa más, pero no por ello hemos de renunciar entre otras cosas a comodidad de manejo, por ejemplo, ya que una silla más estable, de cierre tipo libro, con manillar de barra en vez de dos cuernos, se maneja mejor y es más consistente y duradera. Mientras nos explicaba a nosotros y a quienes iban llegando, las ventajas e inconvenientes de las sillas por las que preguntábamos los presentes, me fijé en que la Inglesina Trip Stroller (con un puesto en la lista anterior) no me gustaba estéticamente, además de que una mamá allí presente le comentó a otra que a ella le había dado mal resultado (auqnue ya se sabe que la experiencia de cada uno es muy subjetiva) y nunca estaba entre las que ofertaban desde la tienda a no ser que preguntasen por ella directamente. Y por la Nanuq de Jané, nadie preguntó ni nadie la recomendó, además de que sinceramente, me olvidé de ella y de todas al ver la Citi Mini. Como comprar en esta tienda es un placer, no hubo problema a la hora de probar in situ como pliegan, despliegan y cómo entran en el maletero cada una de las sillas que valorábamos. La Maclaren Techno XT no entraba a lo largo, al ser unos centímetros más larga de chásis que la Quest. La Citi Mini ocupaba menos que una maleta  si la quitábamos las ruedas quedando extraplana. Volvimos al interior, el Miniser seguía perdido en una orgía de colores en forma de bolas voladoras. Dejamos libre a Laura para que siguiera atendiendo a quien la requería, y empezamos a concretar: Maclaren Quest, que total no vamos a ir por el monte con la silla y las ruedas tampoco lo notaremos tanto en ciudad, o Citi Mini, que nos gusta todo de ella menos el no haberla conocido antes, porque si no te lo he contado, auqnue por su comodidad se vende como silla de segunda edad, en realidad es una silla de primera edad, con adaptadores para anclar un capazo y poder usarla desde el nacimiento. ¡Si lo llegamos a saber!.

Y así, entre dudas e indecisiones, propias y compartidas con otra pareja que se encontraba en nuestra situación, llegamos a la siguiente conclusión: nos llevamos la que tengan en almacén y punto. Meeeec, error, tenían las dos. Había que buscar otro cara y cruz. Revisamos, manipulamos y dimos con el motivo que nos hizo decidirnos: la reclinación. Ambas se reclinaban totalmente, incluso la Citi Mini tiene un sistema en el que tú decides el punto exacto de reclinación, pero en cambio, en el punto máximo de verticalidad, de ir lo más incorporado posible ganaba la Maclaren, y como te he dicho antes, Miniser quiere ir como un vigía en el mástil, sin perder detalle. Así que con un ¡zas, en toda la boca!, me llevé para casa la Maclaren Quest, eso sí, convencida de ello y no porque esté de moda. Quien no se consuela…

 

 

Anuncios

13 pensamientos en “Sillas de paseo (vol. 2)

  1. jaja, yo ya te lo dije en otro post, Mclaren!!!!!!q no tengo acciones de esta empresa pero llevamos 3 años con ella y sigue en perfectas condiciones después de una tralla de narices!! Yo me ahorré el estudio de mercado, es lo que tiene ser tranquila y confiada, que me lo dijo la de la tienda donde habíamos comprado el Bugaboo y demás enseres para el crío, y sin mirar más, me decidí.Pero bueno, lo dicho, que yo soy muy pancha y perezosa para eso de analizar el mercado 😉

    • jajaja, si que me lo dijiste, si. Y no te creas, que yo también soy muy conformista pero debe ser que la excedencia me deja mucho tiempo libre y sabes lo que pasa? que donde compré el carrito no me asesoraron nada de nada, tuve que hacer el trabajo yo, así que para ir a tiro hecho..pero mira tú, dos horas para acabar haciendo caso a todo el mundo!!

    • Jajajaja, soy débil!!! La verdad que me había puesto a buscar otras marcas por cabezonería y porque nadie sabía darme motivos de porqué Maclaren si y no otras. Ahora que me los han dado, ya no tengo excusa…

    • Por la tienda un diez no…un quince!! Nunca había estado en una tienda que tuviera tanta exposición de productos y además que los dependientes sepan de verdad de lo que hablan. Ya no iré a más sitios, La Casa del Peque es mía!! jajajaja.

  2. No me puedo creer q salieses sin la city mini…Laura,es una enamorada de ella¡!
    Por lo demás totalmente de acuerdo,Laura es una grandísima profesional y con una paciencia infinita con las mamás,q mira q somos indecisas a veces…y la exposición de la tienda es muy grande,así q puedes comparar muchos tipos de sillas in situ,lo q te hace mucho más fácil el trabajo…y sin olvidar las gemelares (q conozco por propia experiencia…) 😉

    • Jajajaja, pero yo soy un poco cabezona!. Te aseguro que si la hubiera conocido estando embarazada me la hubiera cogido fijo, es mas, se la recomienda a todo el mundo que no tenga aún carrito y quiera cogerse uno. Y sí, Laura además de un encanto como persona, es una profesional como la copa de un pino!!. Besos

  3. Yo es que las veo muy caras. Y encima me resisto a dejar de usar el carrito tan pronto. Creo que si lo llego a saber ¡con el trapo de porteo y una sillita des estas ligeras hubiera sido suficiente! Pero como soy primeriza y la familia no concibe que se pueda criar sin un carro…

    • Yo ahora, 14 meses después, también creo que con el método que sea más cómodo a uno para portear y una silla ligera es suficiente,pero por eso, porque esta sí que creo que la voy a necesitar (y mis riñones y tendinitis en el brazo me lo van a agradecer) me he decidido por esta. Eso sí, ahora creo que el Citi Mini como carro/silla primera edad/silla de paseo por unos 300€ es una buena inversión!. Besos

  4. Pingback: Post Patrocinados | Pasuco a pasuco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s