¿Qué tienes en la boca?

Esta frase es la más repetida de mi vocabulario de las últimas semanas. Y es que al Miniser le ha dado por meterse en la boca todo lo que encuentra por el camino. Sí, ya sé que es una fase por la que todos pasan, con la que experimentan, que es la manera que tienen de conocer lo que les rodea pero digo yo, que podía conocer y experimentar con menos vacile ¿no?. Me refiero, a que a veces parece que se ríe de mí, cuando va explorando por casa, con ese gateo gracioso que me hace saber que de momento no está haciendo alguna de las suyas al oirle ir de un lado a otro, tap tap tap tap, y de repente, se para, y oigo un aaaaaaaaa. Miro y me está mostrando la boca abierta, donde en su interior atisbo a ver algo que no me encaja por forma y/o color con la lengua ni los dientes. Me está retando. Entonces es cuando pregunto ¿qué tienes en la boca?. Él la cierra, sonríe, la vuelve a abrir con su grito de buscar guerra, aaaaaaa, y entonces respondo con un típico dame eso que tienes en la boca, porque ya da igual lo que tenga, seguro que comida no es, y a sabiendas que no va a responderme que es, paso directamente a la acción.

bart_simpson_antes_y_ahoraToda esta secuencia, en la que me reclama, veo un OBNI (Objeto en Boca No Identificado), le pregunto y voy a por él, dura escasos segundos, pero menos dura su espera ante mi segunda pregunta, porque con una velocidad que ya quisiera para sí un atleta de élite aprieta los labios y sale huyendo en busca de un escondrijo donde no pueda alcanzarle. De momento en ese terreno le gano, siempre le encuentro (a veces me cuesta, la verdad, que va ganado picardía por horas) y le insisto para que me de eso que tiene en la boca y que mastica con la chulería de Denis Suco. Él nada, a lo suyo. Riéndose con los ojos y empezando a zafarse de mis manos. Como por lo general a esta altura de la escena aún no sé lo que tiene entre los dientes, no me arriesgo más y paso a la fase sacarlo por la fuerza. Así que pongo el dedo en modo garfio y le introduzco intento introducirlo entre esos cuchillitos que el Ratoncito Pérez podría usar como arma blanca cuando los recoja.

Nada, que no hay manera, que no soy capaz de abrirle la mandíbula, sin rompérsela, claro está, para que me de lo que sigue mascando como si fuera un chicle. Entonces seguimos con el plan D, de distracción. Intento desviar su atención con otra cosa, le pregunto que quien soy yo, cómo hace el perrito o cualquier cosa que se me ocurra para obligarle a emitir sonidos y así abra la boca, y en ese momento de debilidad por mostrar sus logros…¡Zas! meto el dedogarfio en su boca y ¡zasca! me mete un mordisco que pa´que. Aguanto como una leona, disimulando el dolor que esa presa de doce dientes ejerce con demasiada fuerza para su edad en mi dedo rescatador, mientras a la vez, intento encontrar a ciegas el objeto de la misión. Luchamos, lo encuentro, aprieta más los dientes, le repito por centésima vez que a mami no se la muerde, se ríe con la mirada, hago más fuerza y consigo sacar el tesoro babeado. Un trozo de papel de plata robado del cajón, un cartón del que ya no distingo su procedencia, la tapa de un bote de colonia que hacía días estaba desaparecida o una pelusa que dormitaba en la alfombra hasta que la despertaron de su letargo. Cualquier cosa puede ser lo que encuentre en esa pequeña boca.

Así podía haberme mojado, pero el pijama tiene menos glamour

Así podía haberme mojado, pero el pijama tiene menos glamour

Y en esas estábamos esta mañana, en intentar saber que escondía esa boca que reclamaba mi atención con su grito de guerra justo en el momento en que me disponía a programar de nuevo la lavadora. Mi cerebro se orientó por completo a sacar lo que fuera que estaba saboreando el Miniser y se olvidó de que el programa que había terminado era sólo de aclarado, sin descarga. Mi mente se quedó tomando algo en la sonrisa que me miraba y me decía con cariño ves mami, era sólo un trozo de galleta. Mientras todo esto ocurría, mis manos trabajadoras con prisas corrieron a abrir la puerta de la lavadora, y ocurrió. Un pequeño tsunami invadió mi cocina. Vi cómo el agua se abalanzaba hacia mí y comenzaba a recorrer los azulejos, formando una piscina en la que el Miniser rápidamente encontró la felicidad. Cerré la puerta como pude y en cuanto pude reaccionar, pero ya no había marcha atrás. El suelo de la cocina tenía algún centímetro  de agua que achicar, y el Miniser una piscina enorme en la que disfrutar ¡y sin salir de casa!. Durante unos segundos no sabía por donde empezar. Si levantarle del suelo para que no se mojase más, si coger la fregona, echar toallas al suelo o abrir un agujero y que se desaguara al vecino de abajo, total, que lo arreglara el seguro que seguramente tardarían menos que yo en recoger aquel desastre. Opté por reirme al ver al pequeñajo chapoteando, coger la fregona y empezar a intentar secar aquel pantano. Mejor hacerlo con risas de fondo que con gritos y llantos por sacarla de la fiesta. Así que manos a la obra, absorber agua, escurrir, volver a absorber, echa la colada sucia al suelo que algo de agua quitará. Y entre achique y achique, oí una vocecita a mi espalda que llamó de nuevo mi atención, aaaaaaaaaaa. Pero esa vez, sí que se debía estar riendo de mí porque en esa boquita, sólo ví dientes.

Anuncios

18 pensamientos en “¿Qué tienes en la boca?

    • Y tanto, que momentazo!! Para haber aprovechado y haber sacado un trampolín, las tumbonas y ale, a pasar la mañana!!. Lo peor intentar explicarle al Miniser que en la cocina no se nada!!!

  1. Joe! A mi eso me pasó en mi piso de soltera. Reaccioné con un par de palabras mal dichas. No sé cómo hubiera reaccionado con Álvaro en el suelo. Riendo? Llorando? Jajaja. Muchos besos!

  2. Como nos divertimos las mamas verdad? Jajajajajaja di q si, mas vale cogerselo con humor y saber reirse a veces de los problemas minimos del dia a dia! Al menos el peque se divirtio un rato!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s