Princesas Disney

Estos días pasados, en distintos momentos me he encontrado con opiniones sobre las princesas Disney y los mensajes que transmiten. En diferentes blogs he leído reflexiones sobre los valores que hacen llegar a los más pequeños, tanto las princesas como los príncipes que esta factoría nos lleva vendiendo tantos años. Es cierto que con el tiempo han cambiado de perspectiva y ahora los roles de las mujeres en sus películas son diferentes a los de hace décadas. Las protagonistas ya no son siempre dulces y sumisas, ahora las tenemos rebeldes, guerreras, pero todas bellas y de figura envidiable. Ningún largometraje he encontrado, o por lo menos, ahora no me acuerdo, en el que la protagonista femenina tuviera un físico normalito, sea rellenita o tenga algún defecto o discapacidad. Pero claro, que esperamos, si en las películas para adultos lo habitual es ver mujeres bandera, de medidas perfectas y rara es la actriz famosa que tiene papeles protagonistas si está entradita en carnes o su rostro no sigue los cánones de belleza.

Rapunzel

Rapunzel

Con estas reflexiones me pregunto, ¿qué idea sobre la imagen personal estamos transmitiendo a los niños, sobre todo niñas, con estas películas?, ¿la misma que recibimos nosotras las adultas que soñamos con “parecernos a”, “tener el pelo de” o  nos lamentamos de tener las medidas estándar para poder ser portada de revistas?.

caperucita

caperucita

Tal vez, por lo mismo que en ningún largometraje animado los protagonistas se enamoran de personajes de su mismo sexo, tema que empiezan a tratar en los colegios y está levantando alguna ampolla y discusión, (por suerte en mi entorno discusiones sanas, de las de intercambiar opiniones con respeto) ya que hay quien piensa que está bien que se trate el tema con naturalidad, ya que es algo natural, y hay quien opina que es complicar las ideas de los pequeños y que mejor que vayan descubriendo solos las opciones amorosas de las que dispone el ser humano. Gustos para todos.

Blancanieves

Blancanieves

Mientras sigo intentando acordarme de alguna película infantil en la que las niñas que no son las guapas de la clase se sientan identificadas con la protagonista, te dejo una colección de fotos que descubrí hace tiempo y que llamaron poderosamente mi atención. Son de la fotógrafa Dina Goldstein, que a través de su obra pretende despojar de vergüenza e ira al espectador que visualiza su arte. Esta motivación, sumada a una crisis personal en la no quería creer en el “felices para siempre” tan típico en los cuentos, la llevó a realizar su famosa secuencia de Princesas Caídas, una visión real y dura de la actualidad con protagonistas tan famosas como las princesas Disney. Tal vez ya conocías estas obras, o puede que no, pero está bien observarlas y pensar que nuestra vida, de la que nos quejamos tanto a veces, es más perfecta que la de quienes se supone viven en un mundo ideal.

Cenicienta

Cenicienta

Pocahontas

Pocahontas

Bella

Bella

Y tú, ¿qué opinas?. ¿Conocías esta colección de fotografías?

Aun está esperando a que se despierte la Bella Durmiente

Aun está esperando a que se despierte la Bella Durmiente

Anuncios

19 pensamientos en “Princesas Disney

  1. Uauuu, qué impresión… No sé, a lo mejor un poco drástico, no? Pero bueno, es verdad que a veces los iconos que ofrecemos a las niñas caen en unos clichés un tanto dudosos… Yo fui una niña de Barbie y de pasión por lo rosa y lo cursi, y sin embargo en la vida adulta tengo otros valores. Pero me ha parecido súper interesante María! Un besiño

    • Jaja, un poco drástica si que es esta Dina, pero con intención de hacernos reflexionar a los adultos sobre la vida que buscamos. Tal vez no sea necesario ser tan tajante en cuanto a Disney, la verdad que hasta ahora no me habia planteado las peliculas de dibujos desde esta óptica, pero cuando lo lees en varios lugares y piensas sobre ello…da un poco cosilla!. Besucos guapa!

  2. No había visto las fotos, la de Bella es un poco fuerte!!! Yo coincido con Beatriz, creo que nosotras vimos esas películas una y otra vez, jugamos con muñecas como la Barbie, y somos mujeres normales, sin traumas… Yo no me fijaba demasiado en el físico de Bella o Blancanieves, si no en la historia… No sé, creo que hoy en día le damos demasiadas vueltas a las cosas por ser políticamente correctos cuando yo creo que todos sabemos discernir entre lo real y lo no real…. Nadie puede esperar que le suceda lo que ocurre en los libros o las películas; cuando apagas la tv o cierras el libro, esa historia se acaba y cada uno tiene la propia, la real… besins

    • Sí que es verdad que se da demasiada importancia a cosas que no las tienen. Como la decía a Bea, hasta hace unos días que me he topado con varios artículos de este tema no había reparado en ello, siempre he sido una consumidora de pelis infantiles (hoy lo sigo siendo) y las veo por puro placer de la historia sin analizar personajes. Pero esta casualidades que te hacen pararte a pensar me han hecho darme cuenta que a veces reclamamos igualdad pero no estamos preparados para ello, porque te imaginas por ejemplo una peli de dibujos en el que sean dos princesas o dos principes los que se enamoran? Creo que se armaría un escándalo considerable!! Besos

  3. Son geniales las fotos. Yo creo que más que los dibujos, son más problemáticas las actrices niñas palo de Disney Channel. Yo creo que las nenas y los nenes no deberían ver la tele hasta que entiendan lo que ven, porque introducimos en su mente cosas que no entienden. Y como siempre digo, lo que más influye en su imagen es la que les devolvemos, si no ansiamos cosas bobas, pero tenemos una vida sana, ello harán lo mismo. Hay tantas variables…

    • Si te han gustado las fotos busca otra colección d esta autora sobre Barbie, no tienen desperdicio!!. Y en cuanto a las niñas/preadolescentes Disney..eso es un post y medio aparte!!. Pasan de inducir en muchas niñas una adolescencia prematura a una histeria de las madres cuando la actriz en cuestión se harta y cambia de registro, como Hanna Montana, la que lió!!. Tienes mucha razón en que les influimos en su imagen y que deberían ver en la tele (poco a ser posible) pero cosas que entiendan, que para cosas inentendibles ya está la vida real!! Besucos guapa!

  4. No conocía estas fotos.
    Durante mi etapa en la universidad ya asistí a alguna ponencia sobre las princesas Disney, y “del mal ejemplo que ejercían en los niños” en ese momento estuve de acuerdo. Todas ellas estupendas y su único objetivo en la vida encontrar un príncipe azul, pero ahora ya no le doy tanta importancia.
    Son dibujos, tienen que entretener los valores se los tenemos que enseñar los padres, y aclararles que los dibujos, dibujos son

    • Yo al contrario, nunca me había parado a pensar en ello hasta hace unos días que parecía que el destino quería que lo hiciera y la verdad, que me quedé un poco a cuadros. Seguiré viendo dibujos de todo tipo (que muchas veces los prefiero a ver los informativos) y sé que me gustará verlos con el Miniser. De aquí a que los entienda y se quede con las historias queda tiempo, así que ya te contaré si en ese momento me sale la vena reivindicativa y le explico que el mundo no es así o se me ha pasado y ni me acuerdo de analizar los personajes. 😉

  5. Me ha encantado la entrada, María. Conozo el trabajo de Goldstein, y creo que es una crítica a la sociedad entera. Creo que es una llamada de atención para los adultos, para nuestra propia forma de vivir. Es una crítica al papel de la mujer en la sociedad, pero también lo es a la cultura de plástico, de valorar el físico, lo material, el consumismo, la falta de compromiso con la realidad y vivir anhelando siempre lo que no tenemos (la belleza y la juventud como ejemplo). Creo que es fundamental conseguir mirarnos con sinceridad a nosotros mismos, sin juicios, pero teniendo claro que todo esto es lo que nos vende la cultura en la que vivimos y que lo tenemos asumido y aceptado. Por eso valoro tanto que el arte pueda ser crítico, punzante, que meta el dedo en la llaga, y que indague hasta la última imagen de una película de dibujos animados, por ejemplo. El arte es libre, porque el juego es libre. Y el arte es juego, y a la inversa (estoy preparando una entrada en mi blog sobre esto 😉 ).
    Respecto a Disney… ay, creo que necesitaría una entrada entera!! Yo creo que en lo lúdico, en el juego, los momentos de dibujos animados, etc, se aprende. Todos lo hacemos. Las películas, los juegos, todo es una forma más de transmisión de la cultura. Personalmente, hay determindas cosas con las que no me siento cómoda de nuestra cultura y no empleo tiempo en compartirlas con mi peque. Le llegarán de una forma u otra, no pretendo huir, pero no a través de mi, me siento más a gusto así 🙂

    Buf, siento el rollo de nuevo María!! Pero que agradable ha sido empezar la semana con una reflexión así 😉 ¡Gracias guapa!

    • Como que sientes el rollo?!! De eso nada, yo encantada!!! ya sabes que me gustan y aprecio mucho tus opiniones. Yo a Dina no la conocía y su trabajo me ha impresionado bastante, para bien, porque como dices hace una crítica constructiva de la sociedad que invita a reflexionar sobre el estilo de vida que llevamos, y eso viene muy bien. Lo de Disney, como decía antes nunca me había parado a pensar en lo que transmite, lo he consumido como un entretenimiento más, pero varias casualidades me han hecho pensar en ello y asombrarme, pensar, enfadarme y reflexionar. Ahora digerido, creo que en muchas ocasiones protestamos contra lo que es fácil protestar, lo que está bien visto criticar, y sin embargo, seguimos dando por hecho cosas que ya no deberían suceder. Y por otro lado, nos creemos muy modernos y transigentes, pero como la preguntaba a No soy una drama mama, ¿te imaginas la reacción social ante una relación homosexual en un peli de dibujos?, o como dice Mady, las niñas actrices Disney de estas series preadolescentes, niñas reales que hablan, opinan, se relacionan…mira que imagen dan a veces y nos nos escandaliza eso sí, nos quejamos de que Barbie sea delgada e incite a no comer a una niña de 4 años. No nos entendemos ni nosotros mismos!! Besos guapa!

  6. Estoy con Mady, me dan mucho más miedo las series de Disney o Nickelodeon de niños y niñas reales que transmiten valores o desvalores, mejor dicho. Aunque es verdad que los dibujos animados pueden transmitirles cosas con las que no estoy de acuerdo, es más fácil desterrarlos por estar en el “mundo de la imaginación”.Es buen planteamiento para reflexionar. Las fotos… algunas impresionan, la verdad. Me gusta mucho que nos hagas pensar. 😉

  7. Me encantan estas fotos y su autora. Y me encanta el debate tan interesante que se ha generado aquí. En mi opinión, no pasa nada por ver pelis de princesas, siempre que no sean el único referente que se le dé a las niñas, que sean una parte pequeña de su “consumo cultural”. Yo, por mi parte, intento readaptar los cuentos clásicos, y por mí, nunca le cuento uno de princesas, aunque a veces me toca. Ahora, las petardas del Disney Channel… Qué horror, cuanto más lejos mejor!!!!
    Me ha gustado mucho leer tu entrada y todos estos puntos de vista 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s