Mamitis

-itis: sufijo de origen griego que indica inflamación. El sufijo -itis da género femenino a las palabras. Ejemplos: Otitis=inflamación del oído; Apendicitis=inflamación del apéndice; Mamitis=Inflamación de Mamá.

Esta claro, según la RAE no estoy gorda, estoy inflamada debido al amor/dependencia que siente el Miniser por mí.

Hace unos días leía este post en el blog de Un papa en prácticas, en el habla del enmadramiento, proceso que me ha hecho reflexionar sobre algo relacionado que últimamente oigo muy a menudo referido a a nosotros, ya creo que no pasa un solo día en que no oiga que el Miniser tiene mamitis, con lo cual me esta inflamando, pero ¿como no va a ser así?
Dicen que el roce hace el cariño, y que dos que duermen en el mismo colchón se hacen de la misma condición, así que junta estas dos máximas ancestrales y ya está, el lío montado, porque a día de hoy, un año después de la llegada del Miniser la cuna la tenemos prácticamente de adorno y dormir con un rechonchete une. Une bastante y más, cuando pierde el chupete y en su vagancia de bebe no se molesta en buscarle porque ya está la mano zombie de su madre, que dotada de una visión nocturna táctil encuentra el chupete a oscuras entre las sábanas a la primera y sin errar el tiro, lo coloca exactamente entre los labios refunfuñantes del retoño. Dormir juntos une y más, en esas noches febriles que te salta el termostato del sueño en cuanto le suben las décimas, esas noches asfixiantes en las que los mocos vetan la entrada de aire en su nariz tumbada y terminas sentada con el cuello tronchado  para que él duerma con una respiración seminormal sentado sobre tu pecho. Colechar une aún cuando no es en la cama, aún si hacéis colecho a pie, en esos paseos de madrugada en los que el pasillo se convierte en la ruta 66, sin destino, con paradas en el sofá, y que a vuestro regreso a las tres horas de haber salido de la cama el roncador pregunta entre legañas ¿dónde estabais? -En pacha, pero ya nos cerraron.
Así que esas noches unen y te inflaman, porque cada vez que ocurren, se que irremediablemente al día siguiente me encontrare con dos cosas seguras: una lorza extra en la cintura, porque tras el frenesí nocturno la mamitis ha aumentado, y una afirmación soñolienta de quien duerme al otro lado diciendo con un bostezo “que mala noche he pasado, y tu, ¿no te levantas ya? -No, es q me gusta echar la siesta d 7 a 11.
Pero la mamitis no se genera sólo por las noches, es un síndrome que te alcanza en cualquier momento. Alguien coge a tu pequeño y éste se pone a llorar buscándote desesperado, plof, se te hinchan los muslos, claro, no quiere ir con nadie porque tiene mamitis, será, o será también que no tiene ganas de bromas, que es un bebe y no un saco de la risa que siempre que le aprietas se ríe. Un lloro repentino en el que todos opinan cual es el motivo que lo ha causado pero nadie lo calma, tú le coges en brazos y con la respuesta en la mano, que para eso has hecho un Master intensivo NO sobré niños, sino sobre TU niño en los últimos meses, le calmas con un susurro, un beso o un aspito, depende el momento, pero ¡zas! alguien comenta que esa mamitis esta causando estragos. ¿Otra lorza a la colección?
Y es que claro, cómo no vais a estar unidos, cómo no va a sentirse mejor en tus brazos sí uno de ellos le pertenece, el que le sostiene mientras hablas por el móvil, das vuelta al filete, tiendes la ropa sujetando las pinzas en la boca, y le sostiene incluso mientras estás en el baño, porque si, ahí también le tienes en brazos. Este tema daría para una entrada aparte en el que podría hablar de mi teoría del baño acompañado, el porqué durante nuestra niñez y adolescencia nos acostumbramos a ir al baño con otra amiga, de dos en dos, cosa que tanto ridiculizan los hombres, y es porque nos estamos preparando para el momento de ser madres, cuando a partir de entonces siempre iremos acompañadas al servicio.  Es un entrenamiento que hemos tenido a lo largo de los años para acostumbrarnos a charlar mientras alguien nos acompaña en tan íntimos momentos.

mama  gorditaAsí que así estoy, inflamada, hinchada, que no gorda. La mamitis del Miniser hace que la cintura de los vaqueros me apriete y las camisetas no me queden como antes. ¡Y mira que intento curarle, y con ello deshincharme!. Como por ejemplo cuando estoy en la ducha y oigo que comienza una lucha con su padre, en la que no hay manera de ponerle el pañal (ahora le gusta ir en plan comando), y tras una risa juguetona llega un berrinche con pataleta. Yo, consciente de la situación, doy más fuerza al agua y vuelvo a jabonarme el pelo, por tercera o cuarta vez, por hacer tiempo, escondiéndome en esa madriguera húmeda en la que he convertido la ducha cuando en casa estamos tres con la esperanza de que en algún momento hagan las paces, y  los michelines diarios que se me incrustan en la cintura con su mamitis se trasladen a la cintura de mi Manfriend porque empiece el proceso de papitis. Pero de momento, así seguimos.

Olvidémonos de dietas, olvida sacrificios extra porque no estas rellenita, estás hinchada de amor. Así que viendo la situación, este año pasaré de operación bikini y luciré con orgullo mis curvas, que no son debidas a comer mucho, sino que explicaré alto y claro que son gorduras amorosas, que estoy inflamada de necesidad. Y pensándolo bien, creo que se me van a quedar instaladas una buena temporada, esperemos que no más de treinta años, que en algún momento se tendrá que independizar.

 

P.D. Si ves a tu suegra entrada en carnes, habla seriamente con tu marido.

Anuncios

20 pensamientos en “Mamitis

  1. Pues nada. Este verano a tirar de toalla, que ahí no se nos nota tanto las “inflamaciones”; y cuando haya calor, ya sabéis: corriendo al agua (que así, en movimiento, no se notan tanto los excesos), un remoje rápido y vuelta a la toalla hasta la siguiente. Jajajajaja… Y a esperar a ver si hay suerte y este verano hay mas lluvia que de costumbre y no necesitamos tanto el bañador/traje de baño.

  2. la mamitis es un hecho..pero reconozco que me encanta , . asi que recuerda…. estas maciza que no rolliza y que desprendes tanto amor que le regalarias a la vida10 kilos,
    besossssss

  3. Si me lo permites me quedo con la respuesta “en pachá, pero nos han cerrado”, me ha encantado!!!! jaja, me la guardo para la próxima vez que me lo pregunte mi pareja jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s