Personas que me inspiran

Muchas veces me gustaría poder agradecer a alguien en concreto su apoyo, su comprensión, su personalidad inspiradora que me cambia la visión del mundo o me empuja a seguir por un camino inesperado pero feliz. Pero no soy de palabra fácil, bueno, de palabra sí, pero descargada de sentimientos. Debe ser que estos se me quedan atascados en las letras que voy repartiendo entre teclas y papeles. Así que hoy, publico el primer homenajes de varios que me gustaría hacer a lo largo del tiempo. Este en realidad es uno reciclado, quienes me conoceis de SSLM ya lo habeis leído, pero me parecía justo comenzar por el principio, y ella fue el inicio de mi origen, de la raíz a la que me aferro en los malos momentos y con la que disfruto los buenos, ella fue la fuente de vida de mi familia.

MI abuela Manuela

MI abuela Manuela

Hace tiempo me dí cuenta de lo que fue para mí. De cómo me marcó y arraigó en mi carácter, en mi pensamiento. Desde que soy madre lo siento más profundamente, convirtiéndose el cariño en admiración.

Fue una mujer de raza, de rompe y rasga como se decía en su época. Valiente, luchadora y fiel a sí misma. “La costará tener hijos”, le dijo el médico al año de casarse, “su útero está demasiado alto, así que no se haga ilusiones. Pues bien, no se hizo ilusiones, se hizo Madre. De once hijos. Y trabajó y sudó y sufrió. Y disfrutó y besó y amó.

Y nunca dejo de ser fiel a su esencia. A esa coquetería que la hacía pintarse los labios para ir a comprar pan. No renunció a organizarse para salir a bailar cada viernes con su marido, dejando a los pequeños al cuidado de los mayores. No se resignó a llevar la vida sumisa que imponía su época y condición de casada.

Recuerdo cómo cada tarde con cuidado, se vestía con sencillos y elegantes trajes, se ponía medias y tacón, para ir paseando a la cita con sus amigas. Tremendo grupo de mujeres tremendas que disfrutaban de su amistad en un café, al calor de confidencias, risas y desahogos. Independientes y risueñas a sus sesentaytodos y alguno más.

Me enseñó que hemos de hacer lo que nos guste, lo que nos llene, sin importar el que dirán. Me tatuó que la amistad es muchas veces más importante que el amor, porque al final, sin la primera olvidamos al segundo. Y ahora, al ser madre, me doy cuenta que ella lo fué, y además siguió siendo la mujer que era. Hasta que su cerebro olvidó recordar nada más.

Ese es mi reto, mi meta, como ella, saber ser madre sin olvidar quién soy yo.

Anuncios

17 pensamientos en “Personas que me inspiran

  1. Que bonito!!!
    Menos mal que iba a tener difícil lo de tener hijos…
    Buen ejemplo tu abuela, me encanta lo de que se pintase los labios para ir a comprar el pan 😉

  2. Precioso.
    La verdad que nuestras abuelas eran de otra pasta. No se arrinconaban por nada.
    Por cierto no me digas que nadie te ha dicho que te pareces a ella.

  3. Recuerdo tu post de SSLM!!
    Si que sabía tu abuela si… “Hay que hacer lo que nos gusta, lo que nos llene…” tu vas por ese camino ahora mismo… ¿verdad? 😉
    Y todos que lo disfrutemos!
    Un abrazo guapa!

  4. precioso mari .me he emocionado mucho, y a la vez siento un gran orgullo de mi madre, y por supuesto tuyo. Te quiero. TATA

    muchos besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s