Un engaño de la leche

En la última semana se han dado una serie de coincidencias que me han hecho abrir los ojos. La primera fue una conversación con una amiga, que se ha convertido en madre primeriza hace dos meses. La conversación en sí surgió ante su duda de cuál era la diferencia en las leches de fórmula para que sus precios variaran tanto de una marca a otra. Dos días después, haciendo la compra en el súper me dí cuenta que el Miniser pronto cumplirá un año, momento en el que puede cambiar la leche de continuación por otra, pero ¿por cual?. Y la coincidencia desencadenante que ha puesto mi mundo lácteo patas arriba fue el que un amigo colgase de su muro de Facebook un artículo sobre la intolerancia a la lactosa y que según el que lo firmaba, los adultos de raza humana no deberíamos consumir ese producto. Cuando terminé de leer esa información, mis dedos cobraron vida y comenzaron a teclear en busca de información. Y esto es lo que encontré…

Los aparatos digestivos de los bebes no pueden metabolizar la leche de vaca por la cantidad de proteínas que tiene, demasiadas por miligramo para sus pequeños riñoncitos, por eso, la sabia naturaleza nos llena como fuentes a las madres de una leche digestiva, nutritiva y perfecta para alimentar a nuestra manada. Pero como no hay nada perfecto, hay madres que no pueden, o no quieren (no vamos a juzgar las circunstancias ni las decisiones de nadie) dar el pecho a sus hijos, por lo que recurren a las llamadas Leches de Fórmula. Estas leches en realidad son leche de vaca procesada, sí, esa leche de vaca que tanto daño hace a un lactante. Podrían fabricar las leches de fórmula con leche de burra o de cabra, cuya composición es más parecida a la leche materna, pero no, porque la leche de vaca es más barata. Así que lo que hacen es quitarle la mayor parte de proteínas a la leche de vaca para que no haga daño al metabolismo del bebe. Hasta ahí vale. El problema empieza cuando la ley prohibe en muchos países, incluido España, hacer publicidad de este tipo de leche para promover la LM (Lactancia Materna). ¿Qué hacen las grandes marcas? Pues sacarse de la manga otra leche más para que si por desconocimiento, caes en las garras de la naturaleza y optas por dar el pecho a tu hijo, tarde o temprano te sientas obligada a gastarte las perras en un producto suyo. ¿Que le vas a dar la teta? Tranquila, que ya comprarás mi leche, ya comprarás.

leche crecimiento

 

Se han sacado de la manga toda una serie  de gamas de leche. Tenemos la Leche de Iniciación (la Tipo 1), para bebes de 0 a 6 meses. Al cumplir el medio año pasamos a darles Leche de Continuación (tipo 2), y  a partir del año cumplidito, aquí viene el engaño, nos venden la moto de que necesitan un montón de proteínas, ácidos grasos y un montón de siglas indescifrables que sólo obtendremos en su Leche de Crecimiento (la que lleva el 3), la única que sus cuerpecitos pueden digerir sin problemas. Pues bien, esto es falso.

Según la OCU, un refrente en cuanto a estudios de mercado y a decir verdades saludables, la Leche de Crecimiento es una estafa y además, poco sana para los niños. Esta organización nos informa que lo recomendable es hacer una transición de leches progresiva, es decir, si optamos por LM una vez acabada esta (o como fue en mi caso a partir del sexto mes, por falta de suminstro en mis depósitos, optar por lactancia mixta) comenzar a introducir siempre la leche de Iniciación, aunque sea un sólo bote. De ahí, y dependiendo de los meses del niño, pasar después a la leche de continuación. Pero al cumplir el año, y por mucho que nos intenten convencer, es mejor pasar a la leche de vaca comercializada, la de brik que bebemos cualquiera de nosotros antes que pasar a la de crecimiento (tipo 3). . Leche de Crecimiento caca.

En un estudio exhaustivo de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria  fueron analizadas 15 de las marcas más vendidas de leches de crecimiento, y detectaron que tienen demasiadas calorías, hasta 3 veces mas que la de vaca y sin embargo, menor valor proteíco. ¿Y para qué le siguen quitando proteínas si los bebes de más de un año ya las pueden metabolizar? Pues para abaratar costes, porque el proceso ya le tienen hecho de la elaboración de las tipo 1 y 2. A la de tipo 3 para que se adapte algo más a las necesidades del niño le añaden un montón de aditivos, azúcares y proteínas extras sacadas artificialmente. Además, tienen azucares añadidos como sacarosa o azúcar común para mejorar su sabor, cuando en la leche de vaca sólo existe la lactosa propia de la leche. Estos añadidos se han encontrado en mas del 60% de las marcas analizadas. Las ofertan enriquecidas con vitaminas, las cuales no necesitan porque ya toman otros alimentos en una dieta cada vez más variada, informan que aportan calcio, pero tienen menos que las de vaca. Vamos, que lo que tienen de más el niño le obtiene de otros alimentos que ya han sido introducidos en su dieta, pero que un exceso de estos, por ejemplo, de vitaminas, tampoco es saludable.

Vamos, que con las leches de crecimiento no aportamos más nutrientes a los niños que con la leche de vaca y sin embargo, les cebamos como a patos, pudiendo incluso perjudicarles por un exceso de vitaminas y azúcares que no necesitan en tal medida.

Sabiendo ahora todo esto, a partir del mes que viene creo que el Miniser va a saber lo que es un buen vaso de leche, de verdad.

*sí, viene en inglés y yo no tengo ni idea, pero con el traductor de Google puedes apañarte medio bien si andas de idiomas regulero.

 

Anuncios

16 pensamientos en “Un engaño de la leche

  1. lo que no sé es como criaban antes a los bebés cuando no había tanta leche de fórmula….Por otra parte yo le pregunté a la enfermera que diferencia había entre una leche más barata y otra más cara y la verdad no me sacó de ninguna duda, no supo decirme que tenía una que no tuviese la otra. Al final vino a decirme que hombre, lo más caro será mejor pero creo que esta premisa no siempre se cumple…

    • Pues antes rebajaban la leche de vaca con agua y le añadían un poco de azúcar, más o menos lo que hacen ahora las marcas a gran escala. Te recomiendo echar un vistazo a la página de la OCU para orientarte sobre las marcas más recomendadas de leche, estos de la OCU son de fiar. 😉

      • Lo q sí recuerdo es que con Mateo cuando cumplió el año me dijo que mejor continuara con la 2 ( de lo que ahora deduzco que igual era por esto que cuentas ) y de ahí a los 18 meses a la leche normal.

      • Hoy me he acordado de tí, he estado en la revisión de los 9 meses, todo fenomenal, pero mi sorpresa ha sido cuando me dice q a partir de los 12 meses le puedo dar leche de vaca, aunque eso sí en el papelito que te dan pone que si económicamente se puede mejor seguir con la leche de fórmula…Total que con todo tengo claro que a los 12 me paso al brik porque que mejor leche que la propia leche

      • Eso es! Aunque me parece bastante fuerte que el sistema público de pautas basándose en el bolsillo de cada uno, en mi opinión esas coletillas podrían ahorrárselas. Alégrate que ahora sabes que tu pediatra es honesto!

    • Jajaja, siento si te he creado dudas. Resumiendo, si no has podido/querido dar el pecho las leches de inicio y continuación están bien, son una opción sana para el bebé. El engaño viene a partir del año que nos intentan vender una leche para que no les demos leche de vaca cuando es esta última mucho más adecuada y sana, además de más barata. Así que hasta el año, tranquila y a partir del año, también!! Besucos

  2. no me estraña que salgan los niños ahora con tan mala leche,a partir del año ya podeis empezar a tratarlos como uno mas y darle lo mismo que tomais vosotros pero en menor cantidad,es un consejo de una madre veterana.

  3. Que bueno, María, ya sabía todo esto por una amiga que le dió leche de fórmula a su bebé en vez del pecho y se estuvo informando, pero tú has hecho un resumen estupendo. Me ha encantado. Voy a moverlo por ahí si no te importa… 🙂
    Mi peque toma LM todavía y tiene casi cuatro años (bueno, ya sólo por las noches) y le ofrecí directamente la leche del tetrabrick (que sólo tomaba su padre, yo no tomo) cuando tenía algo más de un año. Nunca le gustó y nunca la tomó hasta hoy. Toma otros lácteos (yogures caseros, queso…) de donde saca el calcio (como yo) y otros alimentos también muy ricos en él, como los pistachos, las coles y las sardinas… y bueno, en su caso también el pecho 😉
    Creo que con la alimentación como con todo hay que estar informados (en el mercado alimentario hay mucho dinero por medio). Gracias María!!!

  4. Qué cierto! Mi pediatra me dijo lo mismo hace exactamente dos meses. Álvaro sigue con la leche de iniciación (con 9meses) y mi pediatra me dijo que la 2 y la 3 son iguales pero que para ganar más dinero las compañías nos engañan. Pronto se les acabará el “chollo”. Gracias por la info!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s