El truco del azúcar

Para despedir la semana laboral, hoy te cuento un truquillo para aliviar esos coscorrones traicioneros que inevitablemente todos los niños se hacen alguna vez. Si tu pequeñajx se da un golpe en la cara/cabeza, además de calmarle como tú sabes, rápidamente humedécele la zona con agua fresquita y a continuación, aplica en la piel húmeda azúcar, sí, azúcar normal, del blanco de toda la vida. Déjaselo ahí pegado, aunque te parezca un pringue la primera vez. Verás cómo así, evitas que tenga ningún tipo de hinchazón ni cardenal.

Ya sé que es más cómoda y menos pringosa la barra de árnica, pero este truco de abuela es muy válido para todas esas ocasiones en las que la milagrosa barrita se ha acabado-no la encuentras-te la olvidaste en otro bolso-o cualquier situación donde no puedes echar mano de ella por el motivo que sea.

Miniser tras exploración de cajones

Miniser tras exploración de cajones

Si lo pruebas un día y te convence el resultado, ya verás como un sobre de azucarillo se vuelve elemento  indispensable en esa maleta maternal que llevas por bolso.

Que pases un buen fin de semana!!

Anuncios

13 pensamientos en “El truco del azúcar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s