¡¡Estoy aquí!!

Hace once meses me pasó una cosa curiosa, nueva para mí, encontré un poder extraordinario que a pocos superhéroes les he visto, el don de hacerme invisible. Así como Harry Potter con su capa mágica, yo lo consigo con un amuleto que lleva pañal y babea a todas horas. El ir acompañada, o mejor dicho, acompañar, para ser más justos, a este Miniser me hace invisible para todas las personas con las que me relaciono.

¿Qué voy a visitar a los abuelos?, invisible. Cualquier día me cierran la puerta en las narices dejándome fuera de casa una vez que han cogido en brazos a la Fiera al recibirme en el descansillo del portal. Total, son como Gollum, ya tienen su tesooroooooo.

¿Qué quedo con amigas para tomar un café?, invisible. Juegan a pasarse al niño de mano en mano y a mis penas y preguntas sobre lo que sea responden con mimos y comentarios sobre lo cuqui que es el susodicho.

¿Qué voy al súper a hacer la compra?, lo has adivinado, invisible. Ni para pagar notan mi existencia, porque dirigiéndose a él le dicen:  -“Qué bien vas ahí, eh?, son treinta con ochenta y dos”, – como si fuera a sacar una minitarjeta del bolsillo del vaquero talla 74 cm.

Es tan fuerte la niebla de invisibilidad que me cubre, que en muchas ocasiones a mi alrededor hay conversaciones sobre mí sin dejarme opinar si quiera. -“Lo que tiene que hacer es empezar a darle purés”, -“si es que le lleva demasiado abrigado”, -“hay que decirla a mamá que te compre esto para que juegues”. Sin derecho a réplica, así son las frases que se cruzan ante mis ojos y cuando quiero salir en mi defensa, ya es demasiado tarde, el pequeño escudo  ha activado su sonrisa ensordecedora, la sonrisa que hace que ya nadie escuche lo que digo e hipnotizados alaben lo simpático que está cuando ríe.

Tal vez estés pensando que no es un superpoder muy guay, hay otros que lo tienen, como Frodo que debe compartir capa con Harry, por esto de la crisis, ya sabes. Pero mi amuleto de invisibilidad, a diferencia de esas capas, es que aunque no esté conmigo el Miniser ¡también funciona!. Cuando llego a algún sitio sola, la primera pregunta que siempre escucho es ¿y ElNiño?, ¡Bien!, pienso, me preguntan a mí, eso es que me ven. Le he dejado en tal sitio con tal persona. ¡Ah!, pues vaya. Y siguen a lo suyo, como si no estuviera.

Las llamadas de teléfono ahora son para preguntar por él, todos se acuerdan de sus citas de médico, saben al dedillo cada una de sus proezas y pocos se acuerdan de si fui o vine de aquel sitio más o menos importante.

Y así siempre, o casi. Pero en realidad me da igual, porque aunque la mayor parte del tiempo soy invisible para el mundo, cuando el Miniser me busca con la mirada y al encontrarme sonríe con el corazón, siento como invierte el escudo y nos quedamos solos en ese instante, siento como para él, no hay nada más visible en el mundo que yo.

Anuncios

2 pensamientos en “¡¡Estoy aquí!!

  1. Me ha encantado leerte,el último párrafo ha conseguido “ponerme los pelos de punta”literalmente.Solo hacer una pequeña anotación,yo también debo tener superpoderes porque me pasa como al “miniser”,yo SI te veo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s